Noticias

El Gran Maestro Sebastián Jans Pérez, participó en el programa Pasos perdidos de radio Valparaíso, en el que conversó con Héctor Sandoval, Javier Sepúlveda, Francisco Leyton, Omar Morales y Gustavo Peralta, sobre diversos temas de la contingencia nacional y masónica. A continuación compartimos la transcripción de la entrevista realizada de forma telemática.

¿Qué une a la masonería con Valparaíso?

La masonería nace en Valparaíso. Tras el terremoto de 1906, traslada su sede a Santiago. En Valparaíso nacen muchas instituciones y organizaciones en distintos ámbitos, que posteriormente se expanden por el país, como el Cuerpo de Bomberos, por ejemplo. Es una ciudad que refleja de manera importante lo que sucede en Chile.

¿Cómo ha sido estar a cargo de la Gran Logia en pandemia y post estallido?

El liderazgo se ejerce trabajando por el bien común. Exige esfuerzo y dedicación.

La génesis de la masonería está en adaptarse a la realidad, con una mirada humanista en la cual prevalezcan los valores fundamentales.

Siempre habrá situaciones complejas, las que deben ser abordadas de acuerdo a los medios de los cuales se disponga. Nuestro desarrollo institucional se ha incrementado en distintos aspectos, gracias al compromiso de los integrantes de las Logias.

¿Cómo afecta ese grado de compromiso en el ámbito familiar?

Desde luego se requiere un compromiso en cuanto a percibir los roles de cada cual en su entorno familiar, con la responsabilidad que cada cual tiene. En mi caso personal, mi esposa es un gran apoyo.

¿Cómo ha afectado la cuarentena, los encierros, a los trabajos logiales?

A veces se ha tenido un trabajo extenuante, sobre todo al inicio del año pasado. Se tuvo que implementar las reuniones vía telemática, entregando la normativa pertinente.

Una preocupación fundamental fue acoger y preocuparse del contexto en el cual se encontraban nuestros QQ:.HH:. Muchos de ellos viviendo solos. Se generaron actividades de diversa índole para distraerlos de situaciones que podían ser abrumadoras. Nos preocupamos no tan solo de cumplir con los deberes institucionales, sino también de permitir que las personas pudieran salir de su encierro. Fue fundamental el trabajo de las Logias en apoyo a sus miembros.

La Masonería realiza labores filantrópicas en los más diversos ámbitos. Muchas logias trabajan ayudando a la comunidad. En el caso específico para afrontar las consecuencias de la pandemia, proveyeron de vestuario y alimentación  en ollas comunes de diversos campamentos y poblaciones. Unimos esfuerzos con entidades hermanas, como la Gran Logia Femenina, la Asociación de Mujeres Laicas, la Fraternidad Alfa Pi Epsilon, esta última integrada por jóvenes en su mayoría estudiantes. Todos aportaron en los distintos requerimientos: organizacionales, de financiamiento y operativos.

¿Cómo ha sido su trabajo liderando una institución tan grande y diversa?

Cada Logia tiene una estructura, encabezada por un Presidente. He sido un masón que ha trabajado en distintas instancias dentro de la organización, siendo Presidente de Logia en tres ocasiones. La docencia de los miembros de la masonería es muy importante. Promovemos el estudio.

Un presidente de Logia debe preocuparse de desarrollar su trabajo lo mejor posible, preocupándose de proyectarse hacia la comunidad y promover los valores que propicia la Orden Masónica. El Gran Maestro en mayor medida.

¿Cuál es la impronta con la mujer?

La mujer siempre ha asumido responsabilidades, desde épocas pretéritas se enfocó en la formación y preservación del grupo al cual pertenecía.

En una sociedad tan tradicionalista como la chilena, siempre se le ha otorgado un papel secundario. Francisco Bilbao, a quien homenajeamos recientemente en su rol de librepensador, hizo ver la situación desmedrada en que se encontraba la mujer, publicando “Sociabilidad chilena” en 1844, una denuncia a la “feudalidad colonial” aplicada, que se vivía en nuestro país.

Hemos desarrollado actividades conjuntas con la Gran Logia Femenina de Chile, que ya se aproxima a los cuarenta años de existencia, la que ha tenido la capacidad de implementar los procesos de iniciación masónica en el ámbito femenino. Hemos tenido la posibilidad de sobreponernos a grandes desafíos actuando conjuntamente en diversas actividades, la última de ellas fue Fraternitas 2021, ceremonia que promueve los valores laicos de la República. Obviamente ambas instituciones trabajamos colaborativamente y aprendiendo una de la otra.

¿Cómo ha sido la integración de las autoridades del Gobierno Superior desde regiones?

Constatamos y pusimos en práctica lo que es la masonería, que se despliega a través del país. La masonería es lo que son sus miembros.

Hay que plantearse lo que significa descentralización, es un tema que debe profundizarse y resolverse. Lo que hemos iniciado con la incorporación igualitaria de representantes de las regiones en el Gobierno Superior es lo que requería el momento histórico. Es absurdo que no se resuelvan problemas de las regiones por la excesiva centralización.

La incorporación de los Gobernadores Regionales en la estructura política del país es muy necesaria.

¿En qué consistió la celebración del Día del Librepensamiento el lunes 20 recién pasado en Valparaíso?

Nos reunimos frente a la casa masónica de Valparaíso, ante el monumento a Francisco Bilbao, por lo que representa como defensor e impulsor del librepensamiento.

La importancia del librepensamiento se relaciona con la comprobación empírica de los hechos. Quien emite una opinión debe ilustrarse, tener conocimiento de lo que sostiene, para tener un pensamiento libre, no inducido. Cuando proponemos algo debemos tener el respaldo de conocer sobre qué estamos hablando.

Se debe separar, apartar, las corrientes de opinión sin fundamento. La sociedad está muy marcada por la opinión emocional, sin fundamento, que generalmente se exacerba en las redes sociales.

No es apropiado decir algo sin fundamento. Antes de expresar una idea se debe tener conocimiento de ella. Se debe estudiar para tener una opinión ilustrada. Cuando opinamos debemos tener un respaldo con los antecedentes pertinentes.

Saludo al cierre:

Hemos comenzado a volver a las reuniones presenciales. Es muy emocionante vivir los momentos de reencuentro después de largos períodos de distanciamiento a consecuencia del confinamiento con motivo de la pandemia.

Envío un mensaje afectuoso y fraterno, recordando que debemos ser rigurosos en seguir los instructivos que nos entrega la autoridad sanitaria.