Noticias

Ayer falleció, en su querida ciudad magallánica, el destacado masón y hombre público, Roderick Guillermo Matheson Rayment, a los 98 años de edad, dejando un legado importante en la comunidad. Perteneció a la Logia Straits of Magellan N 68, la cual presidió y fue un ejecutivo bancario de larga trayectoria, ex cónsul del Reino Unido y ex decano del Cuerpo Consular de Magallanes.

Como homenaje póstumo, compartimos una entrevista que le realizó el Departamento de Comunicaciones de la Gran Logia de Chile y publicado en nuestra página web institucional.

Roderick Matheson Rayment: Un masón lleno de honores con la sencillez de ser sólo “Billy”,un gringo bueno

Es el  último gringo masón  como se autodefine Roderick Matheson, conocido como Billy. Un hombre que ha pertenecido solo a una Institución, toda su vida y esa es “la Masonería”.

“La Masonería me ha dado todo y ha resultado ser lo que siempre pensé: una Institución seria donde los amigos son realmente amigos. No he dejado de ir nunca a la Logia excepto ahora en que estoy algo impedido por la pandemia y también por mi salud”.Roderick Matheson

“Soy gringo y como gringo he querido conservar mi lengua en la Logia a la que ingresé en 1944, a pocos años que se creara. La Masonería inglesa empezó en Punta Arenas en  1937 o 38 y yo ingresé el 44. Tenía solo 21 años, la edad mínima para ser miembro de la Orden. No he tenido otra casa y allí he encontrado todo. La Logia es el lugar donde verdaderamente se practica la solidaridad y la fraternidad”. Así comienza nuestro diálogo por zoom, con Billy,  que está pronto a cumplir un siglo y que siente que aún podría contribuir si no fuera por la pandemia.

Es simpático y cálido. Dice que se lo debe a que se casó con una chilena, Josefina, su entrañable “Pepita”, compañera de ruta durante 65 años quien  fue parte de la Asociación de Mujeres Laicas hasta que falleció hace unos años. Fue el impulsor para que su padre y sus tíos ingresaran  a la Orden después que él lo hiciera. Tenaz en su quehacer, ha detentado varios cargos y recibido  reconocimientos de alto nivel. Nada de eso le quita el sueño. Su gran preocupación es  que su Logia no pierda el idioma inglés, un legado que no está dispuesto a transar. A través de la conversación, lo deja en claro, una y otra vez. Es la única donde la exigencia es que sus miembros hablen inglés. Billy cuenta que tal vez sea una porfía muy personal, pues recuerda desde muy niño, aún habiendo nacido en Chile, que en su casa solo se hablaba inglés. Es la conexión con su familia, sus padres, de origen neozelandés, que a este “gringo” le gatilla su perseverancia para mantener el idioma

La plétora de su vida masónica

“En algún minuto  el Venerable Maestro de la Logia Straits of Magellan N 68,  William Smithson vio algo en este joven, no solo el idioma y lo invitó a ser parte de una Institución que no conocía. Siempre me había llamado la atención este hombre, sus valores y su forma de ser”, dice Billy al referirse a su mentor y  su ingreso a la masonería.

Uno de sus grandes logros son sus más de 75 años de trabajo masónico ininterrumpidos, con asistencia completa, exceptuando este periodo de confinamiento por la pandemia que enfrenta el mundo.

Ha sido Venerable Maestro en cinco periodos distintos (1964, 1976, 1980, 1985 y 1989). Además, ocupó distintos cargos en su Logia: Secretario, Primer y Segundo Vigilante, y electo Tesorero varias veces . Ha sido parte del Tribunal de Honor y hoy, es Miembro Honorario.

Christian Andersen uno de sus grandes cercanos quien además siente gran admiración por Brother Billy dice que  ha  sido la Fuente de Vida para la Logia, pues  ha entregado todo el conocimiento histórico, siguiendo la tradición de boca a oído, junto con entregar importantes registros escritos de los 83 años de existencia masónica. “Aprovechando su excelente memoria y recuerdos, hemos podido practicar nuestros rituales y ceremonias. Hemos tenido la oportunidad de conocer pasajes importantes de la historia de nuestra logia y de sus Hermanos que solo un Hermano con tal edad masónica, puede entregar a sus descendientes”.

Galería de galardones

Acreedor de uno de los reconocimientos más importantes en la Masonería: Medalla Honorífica “Gran Maestro Luis Alberto Navarrete y Lòpez”, el año pasado. Una distinción que no ha podido entregarse en la ceremonia diseñada para dicho propósito por las condiciones imperantes en el país y el mundo.

Asimismo, se suman las distinciones por 50, 60 y 70 años de vida masónica y la Medalla de Miembro Honorario de su Respetable Logia.

Su vida laboral también estuvo llena de galardones, todos los que ha recibido con la sencillez y consecuencia de ser solo Billy. Fue Cónsul Honorario de Inglaterra y Holanda en Chile;además, Decano del Cuerpo Consular.

Es imposible no recordar que cuando el 12 de junio de 1992, el diario inglés “The London Gazette”, uno de los periódicos oficiales del Gobierno Británico, publica el decreto por el cual la Reina Isabel II de Gran Bretaña, le concede en gracia,  el grado de Miembro de la Orden del Imperio Británico de la Excelentísima Orden del Imperio Británico, Billy se negara a viajar y optara por recibir  su condecoración en Santiago y no en Londres. Su decision obedecía a que deseaba estar rodeado de sus familiares y amigos, entre ellos quien influyó significativamente en su vida masónica, don William Smithson, fundador y primer Venerable  Maestro de “Straits of Magellan” y además, Padrino masónico de Brother Billy. Esta alta  distinción  se otorga a civiles y militares quienes han servido con distinción a Gran Bretaña.

Una carrera llena de logros

Sus primeros pasos profesionales los da en el Banco Anglo Sudamericano Limitada, sucursal Punta Arenas, donde inicia una larga carrera bancaria, durante  42 años y que fuera interrumpida para cumplir con su servicio militar obligatorio, en 1941, en el actual Regimiento Reforzado N°10 “Pudeto”.

 En 1965, siendo contador del Banco Londres y América del Sud Limitada entidad sucesora del Banco Anglo Sudamericano Ltd., fue distinguido con una pasantía de 6 meses en la Casa Matriz en Londres. A su regreso a Chile, en diciembre de ese año, asume la subgerencia de la Oficina Central en Santiago. En mayo de 1967, asume la Gerencia Regional en Punta Arenas, cargo que ejerció hasta su retiro en el año 1981, cuando la entidad era conocida como Banco O’Higgins.

En 1977, en su calidad de Gerente del Banco O’Higgins, tuvo una destacada participación en la formación y puesta en marcha de la Zona Franca de Punta Arenas, polo de desarrollo económico de la Región

En otros ámbitos, Billy ha ocupado diferentes cargos en la sociedad Magallánica: Presidente de CIDERE (Corporación Industrial para el Desarrollo Regional) Magallanes, Cónsul de Gran Bretaña, Cónsul de los Países Bajos, Director del Club de Golf, Director y Tesorero del Club Inglés, Director de la Corporación Británica de Punta Arenas, institución administradora del colegio The British School.

Solamente Billy

Un masón cuyo gran horizonte ha sido la Institución que lo acogió hace más de 75 años y su familia de la cual se siente muy orgulloso. Habla de su unión con Pepita de la cuál  nacieron dos hijos: Jaime Rodrigo (1954),  Ingeniero Comercial y Magister en Estrategia de Negocios, y Christian Eduardo (1957),  Arquitecto. Hace unos años se sumaron sus nueras Claudia y Alejandra , sus nietos Carolina, Rodrigo (QEPD), Felipe, Joyce, Ashley Josefina, Tomás Guillermo, Isidora, Gerónimo, Jacinta, y sus bisnietos Julián e Irene.

Billy, hombre de sonrisa amable, no es de muchas palabras pero sabe de profundidades.  “Tengo 98 años y sigo perseverando, sigo perfeccionándome en lograr ser un hombre fraterno y solidario. Extraño no estar con mis Hermanos. Una palabra, un diálogo fraterno vale miles de premios”, finaliza Billy.

Leer nota original en : Roderick Matheson Rayment: Un masón lleno de honores con la sencillez de ser sólo “Billy”,un gringo bueno