Ayer 17 de mayo se celebró el Día Internacional del Reciclaje, y la Comisión de Sustentabilidad y Medio Ambiente de la Gran Logia de Chile quiso hacerse presente con el artículo escrito por  Alejandro Hernández Tagle. El artículo, busca ilustrarnos acera de esta importante actividad que poco a poco se ha insertado en nuestra conciencia. Por otra parte, el autor efectúa propuestas de futuro, en aras de la sostenibilidad.

RECICLADO DE MATERIALES

 Autor: Alejandro Hernández Tagle

Mayo 2021

 INTRODUCCIÓN

Todo material es reciclable. El verdadero problema es si es fácil o difícil, y si es rentable o no lo es, si es práctico o no reciclar. En general los materiales compuestos, o sea que tienen varias capas distintas o materiales dentro de otros, son los más difíciles de reciclar. Ejemplo de esto es el caso de los neumáticos, con capas de tela y de malla metálica dentro del caucho, y que se acumulan en enormes canchas de almacenamiento, sin tener claro su destino final. También el tetrapack es un material difícil, pues está compuesto por 5 capas distintas: plástico-papel-plástico-aluminio-plástico. Recién hace unos pocos años se pudo establecer una planta para tratamiento de tetrapack, después de varios intentos. 

Pero nos referiremos ahora a los materiales de desecho más importantes, de mayor volumen, los cuales son de origen domiciliario. Ellos son los papeles, los plásticos, y los vidrios.

 DESARROLLO

 1) EL PAPEL

Diariamente se desechan grandes cantidades de este material. Pero la gran ventaja de los papeles es que son altamente reciclables, y los que no se reciclaron y fueron al vertedero, de todos modos son rápidamente biodegradables, de modo que su uso y reciclado es altamente recomendable.

 Se menciona a veces que no se debe usar papel, pues para producirlo se ha derribado un árbol. Esto es un malentendido, pues en Chile sólo se produce papel con bosques cultivados, los cuales una vez derribados deben reponerse de inmediato (es una ley que obliga a ello). No se puede utilizar un bosque nativo, está expresamente prohibido y ninguna empresa del rubro lo hace. Al revés, ellas están plantando bosque nativo para recuperar zonas que fueron destruidas para obtener leña.

Hay tres tipos distintos de papel:

  1. A) Los papeles absorbentes, que van todos al vertedero: servilletas y toallas de papel. Por supuesto no se reciclan, pero como se mencionó, no son problema pues son altamente biodegradables y en vertedero duran apenas unas semanas si están húmedos, o unos pocos meses si están en condición seca.
  2. B) Los papeles que son sustrato para transmitir información, como el papel de diario, revistas, libros y similares. Son altamente reciclables, aunque lentamente van desapareciendo, pues cada día la información es más electrónica. Basta ver la cantidad de conocidos que ya leen el diario por vía electrónica, y también recordemos que hace pocos años todos comprábamos resmas para la impresora… la cual la tenemos por ahí acumulando polvo. De modo que estos papeles van perdiendo importancia y desaparecen lentamente.
  3. C) Los papeles que son una “estructura” para llevar cosas. Esto sí que va aumentado rápidamente, pues vemos que los despachos a domicilio se reciben casi todos en alguna estructura de papel. Y no sólo eso, prácticamente todos los materiales y productos que circulan en la producción y comercio llevan algún tipo de papel protector o de soporte.

Hay dos importantes tipos de papeles “estructura”. Por lejos el más importante el cartón corrugado. Vemos muy poco de él en la casa, pero en el supermercado se desecha una enorme cantidad de cajas de corrugado, pues en todos los alimentos y artículos que compramos, el productor los entrega al supermercado en esas cajas.

Las cifras son sorprendentes. Diariamente se reciclan en Chile mil quinientas toneladas de cajas de cartón corrugado. Difícilmente imaginar esa cantidad. Este reciclado se utiliza para fabricar a su vez nuevas cajas de cartón corrugado, y la eficiencia del reciclado es muy buena, pues al no ser un material compuesto, como hemos visto, su procesamiento es fácil y las pérdidas son mínimas, alrededor del 5 % apenas. En Chile hoy se logra recuperar para reciclar alrededor del 70 % del corrugado producido. Se puede hacer un esfuerzo para mejorar esto, principalmente a nivel domiciliario, pues es allí donde no se realiza la separación adecuada y en donde parte del material se va junto con la basura.  Se escucha decir con frecuencia que las cajas de pizza no se pueden reciclar, pues llevan aceite y restos de comida adheridas a ellas. Esto no es correcto, se pueden reciclar perfectamente, aunque estén sucias, pues el proceso de reciclado está hecho para eliminar todos estos contaminantes. De modo que todo el corrugado de nuestro hogar puede entregarse separado de la basura, pues es recogido aparte por los recicladores que pasan antes del camión recolector.

El otro tipo de papel “estructura” importante es el estuche de cartulina (que llamamos usualmente cartón). Lo vemos en las cajas de las góndolas del supermercado, presentes como cajas de cereal, de detergente, de alimentos en general, medicinas, etc. También son totalmente reciclables y se reciclan para fabricar más cartulina apta para estuches. Como lo anterior, son fácilmente reciclables y sus pérdidas por procesamiento son bajas.

Hay otro tipo de papel “estructura” cuya importancia va creciendo rápidamente: es la bolsa de papel. Ya existe una ley que prohíbe parcialmente la bolsa plástica desechable (y es notable observar cómo disminuyeron enormemente las bolsas plásticas en las calles),  y aunque la mayoría de las personas usan bolsa propia de material textil para las compras, cada día se ven más artículos entregados en bolsas de papel. Este producto seguirá creciendo sin duda, y será cada día más importante. También es totalmente reciclable, tal como los papeles anteriores.

2) PLÁSTICOS

Los vemos en abundancia en todas partes. Y todos sabemos que son los grandes contaminantes. Y no es un tema de reciclarlo. Es más, debe morir lo antes posible. Cuánto plástico se recicla en Chile actualmente? Apenas  8 %. Comparemos esto con el 70 % de los papeles. Porqué? El problema es que hay distintos tipos de plástico, y en el reciclado no son compatibles entre sí. Por ejemplo las botellas plásticas: Debajo de ellas tienen un pequeño triángulo con un número que indica qué tipo de plástico es. Por ejemplo, PET, PP, etc. Es un código de reciclado. Son al menos 5 tipos de plástico. No se pueden reciclar juntos. Habría que separar cada pieza de reciclado por su código, no es fácil ni práctico. Así que debe morir. Mientras tanto, qué haríamos con el plástico? En Europa, junto con una campaña de reemplazo, lo actual se quema en plantas termoeléctricas. Parece contradictorio, pues se puede decir que contamina el aire con CO2, el peor de los gases de efecto invernadero. Pero se debe considerar que así se está reemplazando petróleo, de modo que la generación de CO2 es la misma, pero de este modo se deshacen del plástico existente.

Y para qué hablar del plástico en el mar y el microplástico. Son conocidas las islas de plástico en el mar, pero lo peor es que como el plástico tiende a flotar, lo expuesto al sol es degradado y se convierte en microplástico, que es confundido con alimento por los peces. Así se contamina toda la cadena alimenticia y los peces enferman o se ahogan. En Oceanía hay un triste ejemplo: Vacas marinas, que por tener población limitada están en peligro de extinción. Pero se descubrió que están atragantándose y muriendo con los plásticos que ingieren. Y eso es porque hay zonas del mundo en donde la acumulación de plásticos en el mar es impresionante. Por ello es que los plásticos deben morir a la brevedad posible. Pero ello no es posible si no se generan soluciones alternativas, y claro que las hay, como veremos.

3) VIDRIO:

 Tiene varias ventajas: es transparente, le da cierta elegancia al producto comercial,  pero si se desea utilizar bien, debe reutilizarse. Ello implica lavarlo, pero muchas empresas rehúyen el lavado pues están certificadas, mediante certificaciones de calidad y sanitarias, porque estamos hablando de alimentos. Entonces hay que garantizar el lavado, certificarlo, etc. entonces prefieren quebrar el vidrio para así reciclarlo. Si va a parar al vertedero es un desastre, pues dura miles de años. Si se recicla, aparece el problema de la mezcla de colores, difícil de evitar cuando el vidrio se quiebra ya en los contenedores de captación. Además lo más caro del procesamiento del vidrio es la energía utilizada para fundirlo. Y eso es contaminante, pues esa energía se obtiene mediante calderas quemadoras de petróleo. De modo que el vidrio no parece ser un material con futuro.

PROPUESTAS PARA EL FUTURO

Cuáles serían las soluciones que se pueden ofrecer para el futuro? ¿Qué Propuestas concretas aporta la tecnología? Los materiales del futuro deben ser económicamente reciclables, o biodegradables cuando no se puedan reciclar, para que desaparezcan del medio ambiente y no se eternicen en los vertederos.

Ellos son primeramente el papel, del cual hemos hablado ya. Es claramente un material del futuro. Totalmente reciclable, y biodegradable cuando no fue posible reciclarlo. Como dijimos, corrugado para despacho en cajas desde las fábricas hacia los supermercados. Casi todo este mercado no lo vemos, vemos sólo una pequeña parte cuando hay despacho a domicilio. Pero los volúmenes son enormes, como dijimos.  Y los estuches conteniendo cantidades pequeñas de productos, lo que llamamos cartulinas o cartón blanco. Y las bolsas de papel, que ya están reemplazando al plástico de manera importante.

Otro material del futuro es el aluminio, que no lo hemos mencionado aún. Actualmente hay una cantidad de él visible en el supermercado, aunque no en grandes cantidades. Es interesante destacar que la primera vez que se fabrica aluminio, se gasta energía eléctrica en cantidades importantes. Pero no olvidemos que la electricidad futura será de ERNC (energías renovables no convencionales), principalmente solar y eólica, por lo tanto el proceso de fabricación del aluminio será pronto no contaminante. Y lo más importante, el aluminio una vez ya desechado tiene una aptitud para reciclado excelente. Se recicla prácticamente el 100 % del material recuperado, con bajo consumo de energía, y casi no tiene pérdidas por proceso de recuperación. De hecho vemos en casa que hay mucho interés por llevarse las latas desechadas, no hay ninguna razón para botar una lata de aluminio. 

Se puede ver fácilmente que ya hay un crecimiento de productos envasados en aluminio. Líquidos que eran envasados en 350 ml, van subiendo a 500, a 700, a 1000  ml y ya vemos pequeños barriles de 5 litros. En el futuro, las bebidas gaseosas podrán ir en latas de aluminio del volumen que deseemos, sin problemas, pues soporta perfectamente el gas. Algunos pueden pensar que el contacto de alimento con el metal no es recomendable pues puede cambiar el sabor. Pero al aluminio se le coloca una capa de barniz, que impide ese contacto. Y eso no impide el reciclado.

Un material del futuro que está recién apareciendo y que es promisorio es la NANOCELULOSA. Es muy similar a un papel, de hecho es obtenido de la madera, pero es tan purificado que se ve transparente. Como es técnicamente un papel, es cien por ciento biodegradable y reemplaza totalmente al plástico transparente, y con todas las ventajas ambientales que hemos mencionado. La transparencia es un tema comercial muy importante, de hecho los otros materiales del futuro no lo son. Y los supermercados requieren un material así. En nuestra cocina en vez de proteger los alimentos con un film plástico, usaremos film de nanocelulosa con iguales virtudes, que botaremos a vertedero pero será totalmente biodegradable y desaparecerá del ambiente en poco tiempo, ya que es en base a madera.

CONCLUSIONES

Se destaca la enorme importancia de reciclar; es imprescindible, pues de lo contrario llenaremos el planeta de basura. Es como mantener limpia nuestra casa, no podemos echar todos los residuos al suelo o debajo de la alfombra. Tenemos que mantener limpio el mundo. 

Los tres materiales mencionados serán la clave del futuro. Qué veremos en un supermercado? Corrugado en los camiones que ingresan. En los anaqueles,  estuches de cartulina o cartón blanco, y si no se desea contacto del alimento con el cartón, una bolsa protectora de nanocelulosa transparente tal como hoy es de plástico. Veremos también displays para carne, verduras, queso etc. que ahora son de “plumavit”  (poliestireno expandido) con plástico encima, pero serán de papel rígido (cartulina) con un barniz protector (que no impide el reciclado) para que no se moje, y encima un film de nanocelulosa. Y para líquidos, aluminio en varios volúmenes. Todo totalmente reciclable y/o biodegradable de manera eficiente.

Pero tampoco hay que ser tan enemigos del plástico, pues hay usos duraderos que se justifican. En vez de usar el petróleo para quemarlo, una evidente estupidez, debiéramos usarlo para hacer materiales duraderos como casas, paraderos de buses, etc. Usos que perduren en el tiempo y que a su vez llegado el momento se puedan reciclar sin problemas.  Qué tal una casa de madera, usando  plástico en aquellos lugares que requieren protección al agua?