Noticias

Hace sólo un par de semanas, el Concejo de Organizaciones de la Sociedad Civil de la Ilustre Municipalidad de Punta Arenas acordó, por unanimidad, asignar el nombre de “Plaza de la Fraternidad Álvaro Soto Bradacic” al bandejón central de Avenida Colón, justo en frente de la Sociedad de Instrucción Popular, lugar en el que funcionan 4 de las 5 Logias de la ciudad. Es un homenaje y reconocimiento al trabajo de la Masonería Magallánica.

“Hace 3 años miramos con atención la plaza que está frente al edificio de la Sociedad de Instrucción Popular (SIP), y visualizamos que era un espacio que se podía integrar y que contribuía a tejer la historia de la SIP, de la Masonería regional e incluso poner una perspectiva un poco mayor, ya que colinda con el Liceo de Niñas, donde trabajó Gabriela Mistral” cuenta Carlos Ríos Cardoza, Gran Delegado Jurisdiccional del Gran Maestro para la región, recordando que esos fueron los elementos que comenzaron a generar la idea de que ese espacio pudiese ser identificado con la masonería.

Pero esa mirada atenta, no era simplemente ocupar un espacio que se identificara con una institución más que centenaria, sino  más bien, lograr un merecido reconocimiento al trabajo de cientos de Masones que han aportado sus conocimientos y valores a la sociedad magallánica.

Ríos Cardoza explica que la visita del Gran Maestro, Sebastián Jans Pérez, a la región, fue lo que marcó el inicio de la concreción del anhelo, “en el encuentro con el Alcalde de la ciudad, Claudio Radonich Jiménez,quien aceptó la propuesta reconociendo el valor de la misma.

El camino ya estaba pavimentado, por lo que la tarea comenzaba a tomar otros ribetes, que involucraba a los presidentes y expresidentes de todas las Logias de la ciudad, al presidente de la Sociedad de Instrucción Popular, Nelson Mc Ardle, al Concejal Mauricio Bahamondes y a todos los integrantes de la masonería puntarenense.

 

Masonería Magallánica

El 3 de mayo de 1909 la Gran Logia de Chile otorgó la carta constitutiva a la Logia “Estrella de Magallanes” Nº 25, sin embargo y según antecedentes históricos, la Masonería se instaló en la región mucho antes, tal y como lo asegura Álvaro Soto Bradicic, en su libro “DE MEDIODIA A MEDIANOCHE EN EL ESTRECHO DE MAGALLANES. BREVE SEMBLANZA HISTÓRICA DE LA MASONERÍA EN MAGALLANES” en el que cuenta que la presencia masónica en Punta Arenas se remonta a 1896 con la apertura sucesiva de tres logias, que no lograron tener la continuidad que si tuvo “Estrella de Magallanes” que aun sigue en próspero funcionamiento.

Una prosperidad que se vio reflejada en obras que aportaron al desarrollo de la ciudad y de la región, con acciones que demostraban la preocupación de la masonería por el bienestar de los ciudadanos, siempre entregando valores y trabajando por la educación laica, universal e igualitaria. Esta idea vanguardista para la época, llevó a la creación de la Sociedad de Instrucción Popular, que dentro de sus múltiples objetivos era el de alfabetizar a adultos para integrarlos a la vida cívica y republicana.

Así es como lo cuenta el historiador Mateo Martinic en su libro Historia de la región magallánica “En 1910, sobre una base existente de 1.420 niños matriculados en ocho escuelas primarias fiscales y municipales se fundó la Sociedad de Instrucción Popular para contribuir a la instrucción elemental de los sectores populares de la población, especialmente los trabajadores”.

 

La Plaza de la fraternidad Álvaro Soto Bradacic

Nelson Mc Ardle Draguicevic, actual presidente de la Sociedad de Instrucción Popular, comenta que “cuando Carlos Ríos le comenta la propuesta  le dijo que era una oportunidad muy grande, y que había que hacerlo, porque en Punta Arenas no existía un lugar que permitiera vincular a la Orden con la SIP y la comunidad magallánica”

Mc Ardle expresa que la principal motivación es el concepto de la Plaza de la Fraternidad, porque al hablar de fraternidad se representa lo que ha sido la Sociedad de Instrucción Popular como la acción concreta de la masonería magallánica, promoviendo el cambio social “El nombre es perfecto, porque la SIP y Álvaro Soto Bradicic, son motivo de orgullo para la región” concluye.

Un orgullo no solo para la masonería magallánica, sino que para la sociedad toda, y así lo expresa el Alcalde de la Comuna, Claudio Radonich Jiménez, quien recordó que Álvaro Soto fue parte del directorio de la Corporación Municipal de la ciudad y que aportó su prestigio y sus conocimientos para la corporación.

“Tener un lugar tan importante frente a la Logia , es un pequeño, pero muy potente homenaje de la Municipalidad de Punta Arenas, a un tremendo servidor público, a un orgullo de Magallanes como lo fue Don Álvaro Soto Bradacic” dijo la autoridad municipal.

Otro de los gestores de la iniciativa fue el Concejal Mauricio Bahamondes,  quien  cuenta, con la claridad de un profesor de historia, que los espacios públicos de la ciudad tienen el sentido de rendir homenaje a quienes han entregado parte de su vida, voluntad y tiempo para construir una sociedad mejor, es por eso que es indiscutible la figura de Álvaro Soto Bradacic.

El Concejal confiesa que es un verdadero honor acompañar a la Sociedad de Instrucción Popular en este proceso que lleva, simplemente, a rendir un justo homenaje a quien tanto hizo por la ciudad de Punta Arenas. "Estoy tremendamente satisfecho y contento de que los espacios públicos estén destinados a eso y quién más se lo merece que Álvaro Soto para que esté presente frente a un lugar tan emblemático para nosotros como los es la SIP”, añade Bahamondes.

Fue así que, a fuego lento, pero constante, se fue forjando lo que el mes pasado resultó una realidad. Un certificado deja estampado el compromiso municipal. El bandejón central de la Avenida Colón entre las calles Lautaro Navarro y Libertador Bernardo O`Higgins llevará el nombre de Plaza de la Fraternidad Álvaro Soto Bradacic.

Cabe recordar las palabras del Gran Maestro, Sebastián Jans Pérez, escritas en una columna de opinión publicada por medios magallánicos en la que homenajeaba la figura de tan insigne y reconocido Masón y hombre público:

“Hablar de los valores y la ética que impulsa la masonería es mucho más fácil cuando se hace referencia a una persona que encarna y hace de su vida un ejemplo de doctrina y prácticas masónicas. Es por eso que resulta tan triste la pérdida del destacado médico cirujano traumatólogo y masón Álvaro Soto Bradacic, que ha impactado sensiblemente en la Región de Magallanes, por tratarse de un destacado ciudadano de Punta Arenas, ciudad que lo nombró Ciudadano Ilustre el 21 de octubre de 2009”.