Noticias

Fundada el 8 de Abril de 1944 bajo el auspicio de la Logia “Unión y Cultura” N°14 de Antofagasta, cuenta con uno de los templos Masónicos que destacan por su belleza y armonía arquitectónica.

El martes 6 de abril, se realizó una reunión telemática, que congregó a los miembros de la Logia y a visitadores de otros valles para celebrar los 77 años de una Logia que ha sido parte de la historia masónica del Norte de Chile.

El presidente de “Unión y Esperanza” Nº 85, José Antonio Araya, quien ha ejercido solo en pandemia, expresó que “esta celebración, en el contexto actual, nos obliga a vivenciar una masonería virtual, pero que debe mantener  la calidez de la hermandad como si fuera presencial. Difícil tarea, pero  encuentra al taller saludable en lo administrativo, docente y lleno de proyectos a ejecutar cuando se vuelvan a abrir las puertas del templo”.

Según los antecedentes históricos de la Logia, la existencia de la Masonería Tocopillana data del año 1876, en que se funda la Logia “Unión y Esperanza” N° 20 bajo la jurisdicción del Gran Oriente del Perú́, que funcionó hasta 1879, para luego renacer el 17 de septiembre de 1896, pero bajo el número 32 de la orden, y que se mantuvo en funcionamiento hasta el 31 de octubre de 1899.

En 1931 llega a Tocopilla el distinguido Masón Emilio Cossa Chambilla, quien traía la misión de formar un Triángulo Masónico en la ciudad por encargo del Venerable Maestro Galvarino Casanueva Guzmán de la Respetable Logia “Unión y Cultura” N°14 del puerto de Antofagasta.

El 10 de Octubre de 1933 se concreta la directiva del Triángulo Masónico conformado por los masones Emilio Cossa Chambilla, Presidente; Esteban Davis wilkie, Secretario y Pedro Lancien Rodríguez, Tesorero.

El Triángulo Masónico quedó instalado bajo el nombre de “Unión y Esfuerzo” N°41 EL 16 de Abril de 1938, ceremonia realizada en las dependencia de la Escuela Americana, cedida por un distinguido Masón, el ingeniero de la termoeléctrica Arthur Boynton, miembro de la Logia “Montgomery” N°68 de Nueva York.

Luego de seis años de incansable trabajo de los miembros del Triángulo, surge la Respetable Logia “Unión y Esfuerzo” N°85, fundada el 8 de Abril de 1944 bajo el auspicio de la Logia “Unión y Cultura” N°14 de Antofagasta. Su ubicación fue en calle Arturo Prat N°1315, durante 23 años, hasta 1967.

La comisión instaladora de dicho taller fue presidida por el Ilustre Hermano Orestes Frodden, en ese entonces Diputado de la Gran Logia de Chile; años después Gran Maestro de la Gran Logia de Chile.

Entre los miembros fundadores de la logia, estaba Samuel Horsley Oviedo, venerable maestro en años posteriores, quien con su entusiasta apoyo y bajo el patrocinio de la Respetable Logia “Unión y Esfuerzo” N°85 inicia las gestiones para formar un triángulo en la Oficina Salitrera María Elena, instalado el 14 de Agosto de 1947 con el nombre de Oasis Fraternal N°54.

Imponente Templo

Con la ayuda de la Gran Logia de Chile y de muchas logias del país, como también del extranjero, fue posible iniciar la construcción de un imponente templo, que para masones y la sociedad en general de todo el país y foráneos, que visitan el puerto es de una belleza arquitectónica inigualable.

Es necesario recordar que mientras se trabajaba en la construcción del nuevo templo, el taller funcionó en el segundo piso de una antigua farmacia situada en calle 21 de Mayo.

En el año 1968 la imponente obra estaba finalizada y su consagración como templo de la Respetable Logia “Unión y Esfuerzo” N°85 fue realizada el 21 de Diciembre de 1968, presidida por el Segundo Gran Vigilante de la Gran Logia de Chile y la asistencia de 109 masones.

La Historia de la masonería chilena está, sin dudas, en la formación de Logias que han sorteado episodios difíciles y perseverado en la construcción de una mejor sociedad. De norte a sur, en los lugares más recónditos, miles de Masones son parte de la historia, no solo de la Institución, sino que también de Chile.

 

Fuentes: José Antonio Araya y texto leído por el Primer vice presidente de la logia.