Los rectores de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi Véjar, de la Universidad de Concepción, Carlos Saavedra Rubilar y de la Universidad Central, Santiago González Larraín, sumado a la presencia de Juan Sutil, Alejandra Krauss, Ascanio Cavallo, Bárbara Figueroa, Mónica Vargas y Rodolfo Codin, son algunas de las figuras que han acogido el llamado de la Masonería a reflexionar sobre “La Masonería Propone a Chile” recientemente presentado.

“La Masonería Propone a Chile” más que un libro es el resultado del trabajo que  canaliza la opinión profesional, académica y técnica en un deseo común de país. Académicos, profesionales, expertos en diferentes disciplinas del conocimiento, de distintos lugares del país, expresando el más amplio arco de identidades políticas, han consensuado este primer documento que ha sido plasmado en el libro “La Masonería propone a Chile”, que, en semanas recientes, ha sido objeto de positivas apreciaciones por distinguidas personalidades que expresan una parte significativa de la diversidad de Chile.

El Director del Departamento de Asuntos Públicos de la Gran Logia, Alvaro Echeverría dijo que La Masonería Propone a Chile era el resultado del trabajo de 31 Comisiones de Trabajo, con más de 400 profesionales y técnicos,  a través de miembros de la Institución pertenecientes a los Talleres del país desde Arica a Punta Arenas, quienes procuraron recoger,  reunir,  interpretar y proyectar el sentir de Chile, con una mirada republicana por encima de cualquier posición partidista y/o interés creado.  Ello implicó incorporar todas las nuevas preocupaciones ciudadanas, la necesidad de anticiparse a los hechos y vincularse con nuestros vecinos y la comunidad mundial.

La Masonería chilena tiene una larga trayectoria en su contribución a la República desde sus albores. A través de más de doscientos años ha estado relacionada con los temas fundamentales para el devenir del país. En efecto, masones insignes han colaborado en la construcción y proyección de la República, contribuyendo desde sus particulares puntos de vista, siempre priorizando una idea de país, de progreso y de garantización de derechos para todos los chilenos.

El libro pone sobre el tapete una mirada transversal, un diagnóstico y una propuesta, que al entender de sus autores, deben ser abordados con prontitud y urgencia desde un óptica de largo plazo, con realismo político y desde la base de sólidos principios y valores que entendemos como permanentes en nuestra república.

Las transformaciones que requiere nuestro país involucran las voluntades procedentes de los distintos ámbitos de la nación, en donde todas las  instituciones   deben estar presentes; de ahí, la invitación realizada por la Masonería para analizar las propuestas contenidas en el texto.

En las próximas semanas se continuará convocando a distintos actores del país para reflexionar en torno a un documento cuyo único objetivo es aportar al país que todos desean.