La Profesora de la Western Washington University y United Nations 2019 Top`s 100 Global Human Rights Defender, expuso en la Semana del Clima 2020 sobre Cambio Climático y justicia.

“Derechos humanos y cambio climático, en la búsqueda de la justicia climática y ambiental” se denominó el tema que la profesora estadounidense expuso en la primera versión de la Semana del Clima 2020 que organizó la Gran Logia de Chile.

“Gran parte del calentamiento global -comenzó diciendo Jill- esta provocado por los combustibles fósiles, la deforestación, el transporte, la agricultura, por el cambio de uso de tierra y los procesos industriales” , enfatizando en que el modelo hace que se mantengan procesos que no contribuyen a lograr un cambio adecuado.

La activista medio ambiental, también entregó importantes datos que hacen pensar en la distribución de los recursos ya que “estamos enviando 152 millones de toneladas polución a la atmósfera cada 24 horas, y esa contaminación se le puede atribuir al 1% más rico de la población global, ellos generan más del doble de polución que el resto, y los que han hecho menos para causar el calentamiento global son los que más están sufriendo” agregando que  “la injusticia con respecto a los derechos humanos a causa del clima, se debe tomar en cuenta en nuestras acciones diarias, políticas gubernamentales, además de desiciones de negocios”.

Jill Macintyre expresó que gran parte de los problemas mundiales, como escasez de agua, algunas enfermedades, falta de alimentos, entre muchos otros, se pueden solucionar mejorando nuestra relación con la tierra y la naturaleza.

“Chile ha vivido condiciones de extrema sequía durante la ultima década que se han visto agrabadas por políticas públicas. En este país, se entrega agua pagada, hay un lucro en este recurso, y eso hace difícil avanzar, ya que el cambio climático va a cambiar la disponibilidad de agua, y eso contrapone al derecho humano que es el libre acceso al agua limpia” denunció la profesora.

En Somalía 5.4 millones de personas tiene problemas alimentarios a causa de la sequía, y eso, según Macintyre, es una violación a los derechos humanos de las personas que lo sufren, que no tienen acceso al agua limpia, al alimento, n a vivir en un espacio libre de contaminación.

“Se necesitan cambios profundos en nuestras sociedades, en la manera que producimos electricidad, viajamos o comemos. Por ejemplo, la pandemia ya nos ha mostrado como hacer negocios y  usar más telecomunicaciones y menos transporte” concluyendo con que “las sociedades civiles deben alzarse y exigir cambios en el sistema para que se protejan los derechos humanos” argumentando que las negociaciones climáticas deben hacerse con todas las personas, indigenas, afro descendientes, etc. Para involucrar a la sociedad en el cambio, que no solamente es del clima, sino que es un cambo mas profundo, un cambio de sistema.

“Es por eso que debemos colaborar entre todos y construir nuestro poder colectivo. El futuro está en nuestras manos y debemos proteger los derechos humanos” finalizó la expositora.