Noticias

Una ceremonia peculiar es lo que se vivió el viernes 31 en el  Congreso Nacional. La pandemia obligó a prescindir de varios actos republicanos y a tomar todas las medidas sanitarias recomendadas por la autoridad sanitaria. Los invitados presenciales se redujeron a cuarenta personas, entre los que se consideraron solamente ministros y los jefes de comité de los senadores y los jefes de bancada de los diputados.

 

Una Cuenta Pública, que, en opinión de muchos invitados, estuvo marcada por un llamado a la unidad, al realismo, más que por anuncios.

El Gran Maestro de la Gran Logia de Chile  Sebastián Jans Pérez estuvo invitado junto a numerosas otras autoridades de los gremios, políticos,académicos y alcaldes, entre otras figuras.