Noticias

El 26 de agosto de 1920 se promulgó la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria. A punto de cumplir 100 años de un hecho histórico que introdujo importantes cambios en la Educación Pública chilena, la Gran Logia de Chile prepara una serie de actividades para conmemorar un hito en el cual tuvo gran injerencia.

Para la Masonería chilena, la celebración de los cien años de la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria no es menor. Primero, porque el espíritu de esta ley se encuentra enraizado en lo más profundo de la Declaración de Principios de la Orden y, segundo, porque en su origen, promulgación e implementación fueron actores principales y participes muchos Masones  que entendieron que esta ley era un acto de justicia social y de proyección concreta sobre el desarrollo de las potencialidades del país.

Nuestro país a comienzos de siglo XX estaba sumido en una profunda desigualdad, fenómeno reconocido como “Cuestión social” y que tenía a la mayoría de la población atada a condiciones de vida miserables.

Buscando una explicación a esta situación, el Masón Enrique Mac Iver pronunció un discurso "Sobre la Crisis moral de la República" en donde mostraba un Chile que, luego de cien años de vida republicana, no podía sentirse feliz, cuando gran parte de la población se encontraba en condiciones de pobreza. Con respecto a la educación, señalaba lo siguiente: "... a medida que las escuelas aumentan, la población escolar disminuye" (1)

Si bien existía una Ley de Instrucción Primaria desde 1860, quedaba en evidencia que no tenía el impacto social deseado; es por este motivo que el Hermano Pedro Bannen presentó, el 18 de junio de 1900, un proyecto que contenía la obligatoriedad de la asistencia de los escolares a la escuela. Ello significó un gran desafío para la Masonería, una Institución que aboga por una Educación inclusiva, de calidad y laica.

Fueron muchos los masones que participaron de este proceso; desde la presentación del proyecto, su promulgación y posterior implementación; pero sin lugar a dudas que quien destaca por su afán y labor realizada es el Masón Darío Salas.

Finalmente, la ley 3964 o “Ley de Instrucción Primaria Obligatoria” entró en vigencia el 26 de agosto de 1920, después de dos décadas de enfrentamientos y debates. Estableció en su artículo primero que: todos los niños chilenos entre los 6 y 16 años, que estudiaran en escuelas administradas por el Estado y las municipalidades del país, estaban obligados a cursar cuatro años de enseñanza básica.

Hiram Vivanco, presidente de la Comisión de Celebración Centenario de Ley de Instrucción Primaria Obligatoria de la Gran Logia, habla de la mística de los profesores, que ha sido una constante a través de la historia y que en la actualidad no es la excepción.

Siente que esta celebración debiera ser una oportunidad para repensar lo que está mal y hacia donde queremos enfocarnos. “El Estado, y me refiero a los tres poderes, debieran asumir una responsabilidad mayor. Debe ser el garante para proporcionar una mejor educación. Esta pandemia ha hecho patente que la educación, así como otras áreas, no estaba preparada para situaciones adversas. Las Instituciones han recurrido a la mística de los que allí laboran y hoy, se ha excedido a todo parámetro esperado", reflexiona Vivanco.

Siente que este paréntesis provocado por la pandemia debe dar la posibilidad de reflexionar por el bien de la educación. El centenario de la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria es un símbolo que debe abrir el debate no sólo de contenidos, sino también de aspectos formativos, valores, que se fueron perdiendo en estos cien años.

Con lo importante que es esta discusión para nosotros, creemos necesario que la efeméride nos permita proponer y proyectar un nuevo impulso a la educación, especialmente a la educación pública.

 

1) Mac Iver, Enrique: "Sobre la Crisis moral de la República": Biblioteca de "La Revista de Chile. N°31. Pág. 8.

2) Fondo Ministerio de Educación, volumen N°3.996. Corresponde a los decretos del 09 al 16 de junio de 1920.

* Fotografía: Homenaje a la Ley de Educación Primaria Obligatoria. Agosto 1920. 10 x 14 cm. Archivo visual del Museo de la Educación Gabriela Mistral.