Noticias

Las Grandes Potencias integrantes de la VI Zona de la Confederación Masónica Interamericana (CMI), preocupadas por la pandemia del Covid19, hacen un profundo y categórico llamado a ahondar en la Libertad, la Igualdad, la Fraternidad, la Tolerancia, la Ética y la Solidaridad, valores e ideales masónicos a través de los cuáles será posible alcanzar soluciones.

Los cambios en la vida cotidiana a nivel global han sido notorios y se espera que estos permanezcan durante mucho tiempo. Las consecuencias económicas, sociales y políticas, son aún difíciles de estimar.

Los masones, identificados con el pensamiento y la cultura humanista y liberal, siempre han  estado en la primera línea de todas las batallas por la libertad, la igualdad y la fraternidad. Por eso, hoy más que nunca, están llamados a engrosar las filas de aquellos que luchan diariamente, con todas sus fuerzas, por el bienestar, la salud y la supervivencia de todos. La inagotable capacidad del ser humano de dotar de realidad a lo inmaterial y de crear en el campo material, intelectual y espiritual, permitirá superar la situación en curso.

La situación que vivimos demuestra que la globalización, lejos de ser producto de la posición ideológica que se adopte, es una realidad de la que no se puede escapar y que pese a la generación y acumulación exponencial del conocimiento de que se disponga, seguimos siendo, individualmente y como especie, seres esencialmente vulnerables.

Sólo a través de los principios, valores e ideales humanistas, tales como la Libertad, la Igualdad, la Fraternidad, la Tolerancia, la Ética y la Solidaridad, será posible alcanzar soluciones que contribuyan a una sociedad que asegure la libertad, el bienestar y el crecimiento personal de sus integrantes, así como el desarrollo sustentable de cada comunidad.

Todos los seres humanos son interdependientes y se  necesitan recíprocamente, por lo que no es éticamente aceptable ni sería conducente apostar a soluciones nacionales ni mucho menos individuales para encauzar y superar la emergencia sanitaria y sus consecuencias.

“Apelamos, pues, al compromiso con la defensa, en cada uno de nuestros países, de nuestros principios y valores, alentando a los gobernantes a actuar de manera rápida y efectiva, en esta emergencia mundial. Invitamos, por lo tanto, a despertar y activar la Solidaridad y la Esperanza, capaces de dar solidez y apoyo en estas horas de incertidumbre y a dejar de lado los intereses comerciales y económicos y las diferencias ideológicas, religiosas y políticas, para levantar, todos juntos, nuestras voces en auxilio de los que sufren y necesitan de apoyo, asegurando así un futuro a la Humanidad”, declara la CMI.