Noticias

Definido como un extraordinario ser humano, un Masón a carta cabal, Manuel Arguello, panameño, 57 años, pasó a ser otra de las víctimas del coronavirus.

Fue Past VM de la Logia Integración Nº 29 y miembro del Abou Saad Shriners, una organización fundada en 1872 y distribuida en EE.UU.,Canadá, Mèxico, Panamá y en varios países latinoamericanos. Ofrece tratamiento gratuito a pacientes hasta los 18 años en los más de 18 hospitales que posee. En Panamá se funda conjuntamente con la construcción del Canal. Una fraternidad basada en el compañerismo y en los principios masónicos de amor fraternal.

El Hermano Argüello fue un hombre dedicado a la filantropía y la beneficencia, a través de una labor que ha favorecido a muchos niños quemados, que son llevados al Shriners Hospital for Children de Shreveport, Louisiana, Estados Unidos (EU), para ser intervenidos e iniciar su posterior recuperación.

Era casado, tenía tres hijos, dos hombres y una mujer y dirigía una empresa de poligrafía, una de las más reconocidas en el medio Panameño.