Noticias

Se suspendieron todas las actividades logiales y se cerraron los templos, cumpliendo con las disposiciones de la autoridad sanitaria

La Francmasonería chilena se encuentra con las actividades logiales suspendidas y los templos cerrados, por disposición superior. Todos los miembros del Consejo están haciendo sus aislamientos en sus domicilios, y aquellos que deben cumplir con obligaciones laborales, merced a su condición de médicos, lo hacen siguiendo los protocolos establecidos por la autoridad.

Médicos masones a lo largo del país, hacen turnos en el sistema de salud pública, en su gran mayoría, y otros cumplen con sus obligaciones en el sistema privado. Lo propio hacen los que trabajan en otros estamentos sanitarios.

El Consejo de Beneficencia, bajo la presidencia del Gran Hospitalario, ha hecho un seguimiento de los casos sospechosos y confirmados con la presencia de COVID-19, los cuales felizmente han sido aún ínfimos.

El acatamiento a las instrucciones de aislamiento, ha estimulado el trabajo masónico virtual, a través de distintos encuentros en la red, mediante conferencias con instrumentos disponibles en Internet. Lo propio ha hecho el gobierno superior de la Orden, que ya realizó un Consejo a través de videoconferencia. En el mismo contexto, el Consejo Superior de Docencia Masónica sesionará virtualmente este martes.

La Orden ha recomendado ser prudentes, responsables y respetuosos, con la información que se lanza a los medios que hoy relacionan de manera virtual a los chilenos. Ha llamado a no socializar información sin valor científico ni real pertinencia informativa, dado que, noticias alarmistas o recomendaciones sin fundamento médico y científico, pueden llevar a cometer errores y a inducir al pánico.

Hoy más que nunca, señala la Masonería, debemos ser más y mejores hermanos, y exaltar los lazos que nos unen como chilenos.