Noticias

Hermanos, en todo el mundo, conmovidos por su heroísmo y espíritu masónico.  

El Dr. Antonino Buttafuoco, uno de los médicos generales de Ciserano y Verdellino, murió en “las trincheras” procurando tratar a sus pacientes en esta emergencia de salud. Durante algunos días había sido hospitalizado en el hospital de Treviglio por complicaciones debido a COVID-19, a lo que había dado positivo.

El doctor Buttafuoco tenía 66 años y era siciliano de Alcamo. Graduado en medicina de la Universidad de Palermo, durante más de veinticinco años vivió en Brignano y sirvió en el área de Bérgamo, en los dos estudios que realizó junto con otros tres colegas asociados.

Giuseppe Finzi, director del Hospital de Parma, de 53 años, murió dando una heroica lucha para rescatar a las víctimas del Corona Virus.

En todo el mundo, sus Hermanos, conmovidos por su heroísmo y su Espíritu Masónico, se recogieron espiritualmente por sus partidas. Ya suman, a lo menos catorce profesionales fallecidos a causa de la pandemia.

El número de contagios en Italia va en aumento y supera las cifras de pacientes contagiados en China. Desde que comenzó el brote, son 41.035 las personas que han sido confirmadas con positivo al COVID-19 y no hay certeza de cuando se invertirá la curva.

En un sólo día, el número de infectados ha aumentado en 5.322 lo que supone un aumento del 14,9%.

El gobierno está ahora mismo considerando prohibir hacer deporte al aire libre, reducir los horarios de apertura de las tiendas y ha puesto en marcha algunas medidas nuevas.

La Federación Nacional de la Orden de Cirujanos y Dentistas de Italia está publicando en su portal el nombre de cada uno de los médicos que día a día fallecen en todo el territorio. Aseguran que ésta es una guerra peor que la Segunda Guerra Mundial.