Con la presencia de la madre de la ex Presidenta Michelle Bachelet, Angela Jeria, Sebastián Jans Pérez, Gran Maestro de la Gran Logia de Chile y otras autoridades, se rindió un nuevo homenaje al general de la Fach Alberto Bachelet Martínez, quien falleció en 1974.

Esta fraterna convocatoria, que reunió a familiares, y diversas autoridades, busca homenajear a un hombre extraordinario, a un militar ejemplar, un hombre sencillo y abierto.

Cada año se realiza una jornada de recogimiento y reflexión en torno a la figura y recuerdo del General Alberto Bachelet Martínez, en el aniversario de su muerte. 

Sebastián Jans Pérez recordó su figura, expresando que fue “un ilustre masón, un buscador de la verdad, con una notable capacidad para la investigación de la verdad y un bagaje cultural, propio de aquel que quiere conocer y formarse un verdadero juicio crítico. A través de su paso por la francmasonería, no solo cumplió con dedicación los tres grados iniciáticos, sino que construyó su opinión crítica y modelo sus decisiones con la doctrina masónica a la cual fue leal y firmemente adscrito en cada una de las etapas de su vida pública y militar”.

Isidro Solís, quien fuera ministro de Estado durante el primer Gobierno de la ex Presidenta Bachelet dijo que el General representaba la historia de un hombre eminentemente leal, tanto a su institución, a sí mismo, como a su juramento de militar oficial constitucionalista; un hombre que hizo valer sus convicciones hasta el último día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con la presencia de la madre de la ex Presidenta Michelle Bachelet, Angela Jeria, Sebastián Jans Pérez, Gran Maestro de la Gran Logia de Chile y otras autoridades, se rindió un nuevo homenaje al general de la Fach Alberto Bachelet Martínez, quien falleció en 1974.

 

 

 

Esta fraterna convocatoria que reunió a familiares, y diversas autoridades busca homenajear a un hombre extraordinario, a un militar ejemplar, y reivindicar las historias humanas entretejidas con la gesta del General Bachelet.

 

Cada año se realiza una jornada de recogimiento y reflexión en torno a la figura y recuerdo del General Alberto Bachelet Martínez, en el aniversario de su muerte en prisión, tras sufrir un infarto de miocardio en la Cárcel Pública de Santiago, un 12 de marzo de 1974, lugar donde había sido interrogado por parte de sus propios compañeros de la FACh.

 

Sebastián Jans Pérez recordó su figura, expresando que fue “un ilustre masón, un buscador de la verdad, con una notable capacidad para la investigación de la verdad y un bagaje cultural, propio de aquel que quiere conocer y formarse un verdadero juicio crítico”.

 

Isidro Solis, quien fuera ministro de Estado durante el primer Gobierno de la ex Presidenta Bachelet dijo que el General representaba la historia de un hombre eminentemente leal, tanto a su institución, a sí mismo, como a su juramento de militar oficial constitucionalista; un hombre que hizo valer sus convicciones hasta el último día.

 

Su nieta Francisca Dávalos dijo que a través de su abuelo se conmemoraban a otros abuelos y padres quienes murieron o desaparecieron. Que este homenaje, del 12 de marzo de cada año, representaba el derecho a ejercer la memoria que se les había arrebatado.

 

 

Su historia como masón

 

Inicia su vida masónica en Temuco, en 1945. Luego, continúa en las logias de Puerto Montt, La Cisterna y Valparaíso. Desde 1961 en adelante, se vincula definitivamente a la Masonería de Santiago, a través de la Logia Renacimiento, donde permanece durante 7 años, y en la cual alcanzaría el más alto cargo posible en una logia: Venerable Maestro, que equivale a la presidencia de un taller masónico.

 

En enero de 1968, firma el acta fundacional de una nueva logia en Santiago, y la primera en el sector oriente de la ciudad, que comenzaba a tener un creciente desarrollo inmobiliario en la entonces comuna de Las Condes: la logia tomó por nombre “La Cantera”. Pronto tomó el cargo de Tesorero, y en la elección de oficiales de diciembre de 1970, asumió como Orador, esto es, el encargado del cumplimiento de la ley masónica en la logia.

 

A fines de 1971, fue elegido para ejercer el cargo de Primer Vigilante, que ejerce labores de conducción docente de los estudios masónicos, para el periodo 1972- 1973. Esta responsabilidad debió declinarla a mediados de 1972, debido a la complejidad de las demandantes tareas que el Gobierno del Presidente Allende le encomendara para garantizar el abastecimiento alimentario, en medio del boicot que realizaban opositores con apoyo de un poder extranjero.

 

En 1973, producido el quiebre constitucional, el General Bachelet es tratado como preso político, sin garantías ni derechos, siendo sometido a torturas que le provocarían la muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reconocimiento otorgado por el Servicio Civil en colaboración con el Ministerio de Educación, a Directores de Escuelas y Liceos más destacados y que han sido  seleccionados por el Sistema de Alta Dirección Pública.

 

 

El Gobierno de Chile, a través del Servicio Civil, distinguió a Edio Galleguillos como uno de los veinte Directores/as de Escuelas y Liceos Públicos finalistas del premio “Yo sirvo a mi país en la Educación 2019”.

 

El Premio busca visibilizar el rol relevante que cumplen los profesores a través de su compromiso, vocación de servicio y su contribución a la educación pública. Es un reconocimiento a aquellos profesionales que ponen sus talentos al servicio del país y se destacan por las buenas prácticas educativas.

 

“Gané el reconocimiento de la comunidad, además de la satisfacción de ser reconocidos como un establecimiento de excelencia”, expresó emocionado Edio Galleguillos.

 

La ceremonia se realizó en el Salón de la Contraloria General de la Repúbica, junto a la presencia de la Directora de Educación Pública del Ministerio, Alejandra Grebe; el Subsecretario de Educación, Jorge Poblete y el Director de Alta Dirección Pública del Servicio Civil, Alejandro Weber.

 

En la ocasión se otorgó también un premio al Director/a más destacado/a del país, elegido por el Jurado, el Director de la Escuela Donn Muller de Constitución, Claudio Cornejo Fuenzalida.

 

 

Reconocimiento otorgado por el Servicio Civil en colaboración con el Ministerio de Educación, a Directores de Escuelas y Liceos más destacados y que han sido  seleccionados por el Sistema de Alta Dirección Pública.

 

 

El Gobierno de Chile, a través del Servicio Civil, distinguió a Edio Galleguillos como uno de los veinte Directores/as de Escuelas y Liceos Públicos finalistas del premio “Yo sirvo a mi país en la Educación 2019”.

 

El Premio busca visibilizar el rol relevante que cumplen los profesores a través de su compromiso, vocación de servicio y su contribución a la educación pública. Es un reconocimiento a aquellos profesionales que ponen sus talentos al servicio del país y se destacan por las buenas prácticas educativas.

 

“Gané el reconocimiento de la comunidad, además de la satisfacción de ser reconocidos como un establecimiento de excelencia”, expresó emocionado Edio Galleguillos.

 

La ceremonia se realizó en el Salón de la Contraloria General de la Repúbica, junto a la presencia de la Directora de Educación Pública del Ministerio, Alejandra Grebe; el Subsecretario de Educación, Jorge Poblete y el Director de Alta Dirección Pública del Servicio Civil, Alejandro Weber.

 

En la ocasión se otorgó también un premio al Director/a más destacado/a del país, elegido por el Jurado, el Director de la Escuela Donn Muller de Constitución, Claudio Cornejo Fuenzalida.