Noticias

Durante enero y febrero la masonería porteña ha entregado viviendas de emergencia, electrodomésticos, cocinas, estanques de agua, ropa y artículos de aseo a las familias damnificadas durante el incendio del 24 de diciembre.

Casi 24 millones de pesos fueron los que juntaron los masones de todo Chile para la campaña solidaria que tenía como finalidad apoyar a quienes perdieron sus casas en el incendio que en diciembre afectó a los cerros Rocuant y San Roque.

“En periódicas visitas y reuniones en terreno pudimos constatar que las familias no tenían depósitos de agua, varios grupos familiares dormían a la intemperie, particularmente una familia que hasta hace algunos días no tenía ni siquiera para levantar una mediagua” señala el Gran Delegado Jurisdiccional Erik Sariego, relatando cómo partió la recopilación de información para distribuir la ayuda.

Sariego agrega que “el trabajo de los integrantes de la masonería ha sido sostenido durante estos meses estivales, se ha apoyado la construcción de viviendas y verificado que todo quede debidamente entregado e instalado”.

Coordinados por el Comité de Acción Masónica, el despliegue ha incluído la entrega de 13 depósitos de agua con capacidad para mil 300 litros a los grupos familiares que están en peor situación o que no han recibido apoyo municipal. Además, se levantó una mediagua a una familia que no tenia acogida en ningún sitio.

Las familias que tienen a sus niños en los colegios masónicos “La Igualdad” y “Las Acacias” y que fueron afectadas por este incendio también fueron ayudadas. Se les entregaron alimentos, ropa y todo lo necesario para cubrir sus necesidades.

Otra acción fue la entrega de pañales para adultos al hogar de ancianos de Forestal Alto, espacio de acogida que cuida a las personas de la tercera edad más carenciadas de Valparaíso.