Noticias

El edificio fue construido en los comienzos del siglo XX y adaptado para sede masónica, entre otros por el conocido arquitecto Julio Vilamajó.

El Palacio Masónico, sede de la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, fue designado Monumento Histórico Nacional. El acto se realizó en la institución -ubicada en Mario Cassinoni 1481- y contó con la presencia de la ministra de Educación y Cultura María Julia Muñoz, del presidente de la Comisión de Patrimonio Histórico, Nelson Inda, y del gran maestro de la Logia de la Masonería del Uruguay, José Garchitorena.

El edificio fue construido en los comienzos del siglo XX y adaptado para sede masónica, entre otros por el conocido arquitecto Julio Vilamajó. Perteneció a la familia Mac Eachen y fue adquirido para los fines institucionales hacia 1910.

Se trata del testimonio “material y espacial” de una organización que desde 1856 cubre el territorio nacional, y que ha tenido una participación “activa e invisible” en la conformación del Estado y la nación.

Si bien puede presumirse la presencia en la Banda Oriental de masones iniciados en Europa durante el siglo XVIII, fue recién en 1807, durante las invasiones inglesas, que la orden llegó a nuestro país. Como ocurre en otros lugares del mundo, la Masonería despierta curiosidad, por lo que la sede ha sido muy visitada durante el Día del Patrimonio.

Se reconoce en sus propios estatutos como una institución “esencialmente filantrópica y progresista, que tiene por objeto la búsqueda de la verdad, el estudio de la moral y la práctica de la solidaridad; trabaja para el mejoramiento material, moral, intelectual y social de la humanidad”.

Presidentes.

Uruguay tuvo nueve presidentes masones. El primero fue Manuel Oribe. Lo siguieron Juan Francisco Giró, Gabriel Antonio Pereira, Atanasio De la Cruz, Francisco Antonino Vidal, Feliciano Viera, Gabriel Terra y Tomás Berreta. Tabaré Vázquez fue el noveno presidente masón y el primero por un partido de izquierda.

Ahora como Monumento Histórico y aceptando los requerimientos de la ley 14.040, el Palacio Masónico abrirá sus puertas a los ciudadanos en general en fechas a acordar.