Países participantes: Marco Vidal S., Gran Logia de Chile - Oscar Figueredo M., Gran Logia del Uruguay - Juan C. Sánchez Arnau, Gran Logia de la Argentina - Marcos Carlos Del Pozo T., Gran Logia del Perú - Jaime Aramayo C., Gran Logia de Bolivia - Raúl Pintos, Gran Logia de Paraguay - Santiago Torres, Gran Logia del Uruguay - Ramiro Rodriguez-Villamil, Gran Logia del Uruguay - Juan Francisco Fernández A., Gran Logia de Chile - Patricio Espinoza Moya, Gran Logia de Chile.

La reunión, que  se efectuó en el Hotel Diego de Almagro, de la ciudad de Viña del Mar, bajo la presidencia del Gran Canciller de la Gran Logia de Chile, Marco Vidal, partió con la revisión de los Estatutos de la CMI, desde la VI Zona. Se acordaron potenciales mejoras y actualizaciones de los estatutos actuales. Asimismo, se realizó una revisión de las actividades programadas para el año 2020, las cuales en su mayoría están en conocimiento de las respectivas potencias.

Uno de los proyectos que tuvo acogida unánime fue la  formación de una Red de Apoyo (virtual) integrada por los Grandes Hospitalarios de la VI Zona, para todos los masones que se desplazan por nuestros respectivos países, que puedan – eventualmente – necesitar ayuda ante eventualidades o inconvenientes.

En relación a las actividades que regularmente realizan las Logias en sus visitas y, posteriormente, “hermanamientos” entre las distintas Potencias, se acordó perfeccionar un protocolo para la VI Zona, de tal forma que estos encuentros se efectúen de manera más formal y con conocimientos de las respectivas Grandes Cancillerías. Actualmente, hay un documento modelo, emitido por Argentina que será sometido a revisión para estos efectos.

En materia educacional, la comisión de docencia acordó integrar al Equipo de Trabajo a Patricio Espinoza, Director de la Plataforma Digital de la Gran Logia de Chile, quien administra un programa de docencia E-learning, que puede transformarse en un buen soporte de docencia para la VI Zona. Se desarrolló un módulo demostrativo del software implementado por Chile.

La reunión fue considerada un éxito porque se cumplió con toda la agenda previamente establecida y se tomaron decisiones relevantes para el próximo encuentro. Cada uno de los Grandes Cancilleres entregó un informe ejecutivo de la situación actual de sus respectivas Potencias, el que fue complementado con los aspectos más relevantes a nivel de cada país.