Noticias

Ambas instituciones unidas por la historia de dos grandes navales y masones, Manuel Blanco Encalada y Juan José Latorre, hoy estrechan lazos y comparten una mirada país.

Las puertas de la Gran Logia se abrieron para dar paso a una ilustre visita. El Comandante en Jefe de la Armada, Almirante Julio Leiva Molina, pisaba la Gran Logia de Chile, después de aceptar la invitación que le cursara la institución.

“Este es un  momento particularmente histórico, por primera vez, las altas autoridades representantes del alto mando de la Armada han venido a nuestra casa. No existen antecedentes al respecto de otra ocasión en que ello haya ocurrido. Un encuentro agradable, abierto, en un contexto del gran esfuerzo que deben hacer las instituciones para colaborar al engrandecimiento de nuestro país y a la solución de los problemas que nos afectan”, señaló Jans.

Con una historia en común, tanto el Comandante en Jefe como el Gran Maestro pudieron estrechar lazos institucionales compartir una visión sobre los desafíos país y abrir la posibilidad de cooperación.

“Nuestras instituciones han contribuido a que Chile sea la nación que tenemos. Hemos recogido esta invitación para compartir ideas, para compartir puntos de vista con dos instituciones que tienen mucho que decir, mucho que hacer para el devenir de nuestra Patria. Quedamos muy contentos, quedamos con la idea de continuar reuniéndonos para poder apoyar, poder generar algunas instancias, para mejorar nuestras propias instituciones y también para beneficio de nuestro país”, señaló Leiva.

Álvaro Echeverría, Director de Asuntos Públicos y coordinador de la visita dijo que sentía que la institución estaba en deuda con la Armada con quién, en el siglo pasado, habían tenido un gran acercamiento. “Esta visita de hoy nos reafirma la posibilidad de ser un nexo de cooperación y de soberanía a favor de Chile”.