Un Salón de Honor repleto fue el escenario de inauguración del Congreso del Futuro 2020.  La Gran Logia de Chile fue una de las instituciones invitadas por su gran compromiso ético con la condición humana.

Con la presencia de autoridades, académicos, público general y relatores extranjeros, que completaron el Salón de Honor del Congreso, sede Santiago, se dio inicio al Congreso del Futuro. Un evento que ha logrado abrir el debate para que Chile cuente con más y mejor ciencia y tecnología, e ideas que permitan generar el país que queremos.

El Congreso del Futuro tuvo su génesis el 2010, en el marco del Bicentenario de la Independencia de Chile, cuando el Congreso chileno se propuso conectar a la sociedad con los desafíos que planteaba el siglo XXI. Desde entonces, destacados pensadores, científicos e investigadores nacionales y extranjeros han convocado a la sociedad civil para pensar en el futuro de nuestra civilización y a su vez, reflexionar  sobre el impacto que tienen los actuales avances científicos en nuestra sociedad.

 El Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, Sebastián Jans, quien fue una de las autoridades invitadas a este evento dijo que el  Congreso del Futuro era una  instancia importante de debate, de reflexión en temas que son también parte de la agenda masónica. “Debemos recordar que uno de nuestros principios es ser una Institución Docente cuyo objeto es el perfeccionamiento del hombre y la humanidad”, añadió Jans.