Las 240 Logias activas de la Gran Logia de Chile culminaron con éxito la renovación de sus autoridades, desde Arica a Punta Arenas.

 

Este acto democrático se llevó a cabo en paralelo con el Convento Masónico, que ha permitido que cada Logia debata sobre el estallido social y los contenidos que propone para la nueva Constitución Política del Estado. Durante el mes de enero, el trabajo conventual se hará a nivel jurisdiccional, para culminar, a fin de mes, con un encuentro a nivel nacional, que presentará las conclusiones y elaborará un documento público con las propuestas de la Masonería.

Las nuevas directivas logiales, en las 39 jurisdicciones, iniciarán, además, el nuevo año masónico llevando a la práctica el recién aprobado Plan Docente, que proveerá de contenido a las cámaras de instrucción de los tres grados de la Orden, desde aprendices a maestros.

Recientemente, el Gran Maestro y su Gran Oficialidad recibieron en Santiago a los nuevos Venerables Maestros, en una ceremonia denominada “Fraternidad y Auspicios”, para entregar las directrices del año 2020.

Se da inicio, así, a un nuevo año masónico que se avizora pleno de desafíos.