Noticias

El ex Presidente de la Corte Suprema y hasta hoy, ministro del máximo tribunal chileno, cesó sus funciones en una ceremonia en que destacó sus valores humanistas, laicos y republicanos.

El Pleno de la Corte Suprema despidió al expresidente del máximo tribunal Hugo Dolmestch Urra, quien el 1 de diciembre próximo cumple el límite de edad legal para permanecer en el cargo. 

Nació en Parral en 1944, hijo de Carlos Dolmestch Gómez y Adriana Urra Carrasco. Realizó sus estudios básicos en la Escuela Superior de Hombres Nº1 de su ciudad natal, y los secundarios en la Escuela Normal de Curicó, entre 1958 y 1963, donde se tituló de profesor de Educación Básica. Posteriormente ingresó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Concepción, recibiéndose de abogado en 1974.

Finalizada la solemne ceremonia, Hugo Dolmestch, se mostró contento y emocionado “porque han venido todas las personas que yo sé que tenían que estar y llegaron todas casi sin excepción. Lo importante fue la respuesta que recibí, un aplauso cerrado que me llegó muy profundo y espero que sigamos cercanos en otros rumbos”. 

El Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, Sebastián Jans Pérez, señaló que “hemos venido a participar en la ceremonia de despedida del Venerable Hermano Hugo Dolmestch de sus funciones en el más alto tribunal de la República. Su trayectoria parte como un profesor que con mucho esfuerzo estudió leyes en la Universidad de Concepción. Eso marca la experiencia y trayectoria de Hugo Dolmestch, un hombre esforzado que ha demostrado como un masón aporta a la República”. 

El Soberano Gran Comendador el Supremo Consejo del Grado XXXIII, Álvaro Pulgar Gallardo, destacó que “nuestro homenajeado se refirió con mucho cariño a la masonería, nos distinguió en su discurso y en todo momento expresó los valores y los ideales de la institución”. 

El ministro Dolmestch Urra, inició su carrera judicial en su natal Parral como Defensor Público del Juzgado de Letras de esa ciudad el 29 de diciembre de 1978 y en su trayectoria de más de 40 años ganó el afecto  de colegas, funcionarios, abogados  y la ciudanía en general por su trato afable y su constante preocupación por las personas. 

El 18 de diciembre de 2015 fue elegido presidente de la Corte Suprema para el bienio 2016-2018, sucediendo a Sergio Muñoz. Tomó posesión del cargo el 6 de enero de 2016, y cesó en él el 8 de enero de 2018, siendo sucedido por Haroldo Brito.