La Gran Logia de Bolivia conmemora hoy su XC Aniversario, motivo por el cual, el Gran Maestro de la Gran Logia de Chile envió un fraterno y afectuoso saludo al Gran Maestro José Crespo Bonadona.

El Gran Maestro Sebastián Jans expresó, en carta a su homólogo, que este acontecimiento “une indisolublemente a ambos poderes y que fraternalmente se expresa en el hecho que hoy recordamos y los posteriores que señalan una relación fraternal que nos enorgullece. Los lazos históricos que unen a nuestras obediencias, refuerzan los afectos y los proyectos en común, para contribuir al bien de la Humanidad y al desarrollo en paz de nuestros países”.

Los lazos de ambas Grandes Logias se mantienen desde el origen mismo de la Masonería en Bolivia, a partir de la fundación de logias en Bolivia bajo matrícula de la Gran Logia de Chile. Ello es lo que permitió sentar las bases de un desarrollo masónico que permitió la fundación de esta Gran Logia.

Especial importancia tuvo en ese proceso el Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, Luis Alberto Navarrete López, que impulsó la formación de las Logias Honor y Prudencia, Ayacucho, Honradez y Trabajo e Illimani, las que serán la base de un desarrollo masónico, en territorio boliviano que llevó a la Gran Logia de Chile, a extender la Carta Patente fundacional de la Gran Logia de Bolivia, hace 90 años.

Esos lazos se expresan incluso en que uno de los Grandes Maestros de Bolivia, Armando Bretel Arrazola, fuese iniciado en Chile. Ingresó al Ejército Boliviano, quien lo envió a la Escuela Militar “Bernardo O’Higgins” para su perfeccionamiento. Allí estuvo, durante cuatro años y apenas egresado fue destinado como Subteniente al Regimiento “Yungay” de San Felipe.  Ingresó a Logia “Patria y Libertad” de San Felipe, el 29 de julio de 1910. Terminada su comisión en Chile, vuelve a su Patria natal y se reintegra al Ejército Boliviano, donde se incorpora a la Logia “Ayacucho” Nº 68 de la Paz,