Noticias

El líder de la masonería nacional, Sebastián Jans Pérez, participó en la conferencia “Educación Laica en Chile” organizada por la Escuela de Graduados de la Universidad de Talca.

Este miércoles se llevó a cabo en el auditorio de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Talca, la conferencia “Educación Laica en Chile” que tuvo como expositor principal al Gran Maestro de la Gran Logia en Chile, Sebastián Jans Pérez.

En la oportunidad, el líder de la masonería nacional criticó la pasividad que han tenido los gobiernos democráticos en estas últimas tres décadas por cuanto “no han sabido dar respuestas a una serie de temas que son sustanciales para la sociedad y, más aún, cuando se involucra recursos del Estado”.

En ese marco, recordó la génesis de un asunto que hasta la fecha no se ha zanjado: el Decreto Supremo 924 que obliga impartir clases de religión en los colegios. Si bien la norma establece que los establecimientos educacionales deben respetar la voluntad de los padres, en la práctica, la mayoría de los alumnos eximidos deben permanecer en la misma sala escuchando.

“El D.S. 924 fue creado en 1983 en el marco de un estado de excepción, cuando no había una institucionalidad democrática. Han trascurrido 30 años desde que se recuperó la democracia y ninguna autoridad -hasta ahora- ha sido capaz de enfrentar o aclarar por qué no ha sido derogado”, enfatizó.

A su juicio, el asunto condiciona dos aspectos fundamentales: la libertad de conciencia y la libertad de enseñanza. “Si nuestro país, efectivamente, considera que la enseñanza debe estar reglamentada dentro de un marco de libertad garantizado por la Constitución; eso debiera ser motivo suficiente para derogar un Decreto que atenta seriamente contra la libertad de enseñanza”, prosiguió la máxima autoridad de la orden.

La doctora en Ingeniería Mecánica y académica de la Facultad de Ingeniería de la UTalca, Karin Saavedra, también participó del conversatorio, ocasión en que recordó su propia experiencia: “Nunca tomé las clases de religión, tuve esa libertad. Pero estaba sin hacer nada durante esas dos horas semanales. Es decir, se estaba invirtiendo en mi educación y yo no estaba recibiéndola en esas dos horas”.

Para la primera ingeniera aeroespacial en Chile, la clave está en garantizar a través de una educación laica la libertad de conciencia. “Por ello, tenemos la responsabilidad de entregar a nuestros estudiantes las herramientas para que puedan criticar y cuestionar las verdades”.

También lo es, dijo, que en la construcción de nuevos contenidos estén incluidos tanto hombres como mujeres. “Al respecto, la Universidad de Talca lanzó su nuevo programa de admisión especial: Ingenieras para el Mundo, que permite que las mujeres puedan ver en la ciencia y las tecnologías una oportunidad de futuro laboral”.

Por su parte, el director de la Escuela de Graduados y organizador de la conferencia, Arcadio Cerda, señaló que el desafío  es crear juntos una sociedad con mayor conciencia, más pluralista, más tolerante y más transversal”.

Fuente: Universidad de Talca