En medio del desierto de Atacama funciona en condiciones extremas la Logia Rafael J. Valdés Nº 165 en El Valle de Llanta, cerca de la ciudad de El Salvador.

Una muy fraternal jornada masónica se celebró para conmemorar el 42º aniversario de la Logia Rafael J. Valdés Nº 165 del Valle de Llanta, en las cercanías de la ciudad de El Salvador, en Atacama. Encabezó la actividad, el Gran Maestro de la Gran Logia Sebastian Jans Pérez, el Gran Experto de la Gran Logia de Chile, Rodrigo Lillo, el presidente de la Logia Pentalpha Nº 119 Manuel Romo, entre otros destacados masones pertenecientes a todas las logias de Atacama y del valle de La Serena.

El poblado minero de Llanta cuenta con una limitada línea de electricidad ni agua potable, tampoco con alcantarillado. Pese a estos inconvenientes, un grupo de masones tenaces, realizan un esfuerzo tremendo por mantener La Luz de la masonería en este apartado lugar y conservar los usos y costumbres masónicas hasta en el último rincón del país.