Noticias

Se les confirió la Medalla Germán Tenderini, recordando al mártir masón, y se rindió homenaje a la labor bomberil en la jurisdicción.

Ocho voluntarios de los distintos cuerpos de bomberos de la región de Coquimbo fueron condecorados por la Masonería de la Jurisdicción La Serena con la Medalla Germán Tenderini, en una ceremonia que se realizó en la sede bomberil de la capital regional y que contó con la asistencia de alrededor de cien personas.

Los voluntarios homenajeados fueron Eduardo Alberto Valenzuela Miranda, de la comuna de Río Hurtado; Drago Yurín Castillo, de Ovalle; Sergio Urzúa Palquin , de La Serena; Jonathan Mauricio Gallardo Cortés, de Illapel; Luis Aguilera Arce, de Coquimbo; Rodrigo Nicolás Núñez Vega, de Andacollo; y Karla Valeria Santos Wilson, de Canela.

La instancia contó con la presencia del Gran Delegado para la Jurisdicción La Serena, Mario Bonilla Ramírez;  el presidente del Consejo Regional de Bomberos de la región de Coquimbo, Cristian Martínez González; el presidente de la Logia “Trabajo y Disciplina” Nº 213 y Coordinador Regional Premio Germán Tenderini, Osvaldo Iribarren Brown; además de los presidentes de las logias de la zona, representantes de los cuerpos bomberiles, de la Armada y Carabineros, familiares e invitados especiales.

Mario Bonilla Ramírez, otorgó “la más alta valoración a esta instancia porque se unen dos instituciones republicanas, de hombres de bien que, una desde la intelectualidad y la otra desde la acción, aportan trabajo para mejorar el mundo en que vivimos”.

Añadió que la sociedad actual “necesita de hombres como los bomberos disponibles incluso a entregar su vida cuando sea necesario para apoyar a los demás y necesita de los Masones que son capaces de iluminar con sus ideas y sus planteamientos la oscuridad en que vivimos”.

Por su parte, el presidente del Consejo Regional de Bomberos de la región de Coquimbo, Cristian Martínez González, valoró la ceremonia y destacó que “es una actividad que ha sido valorada con un alta significación porque, tanto la masonería como Bomberos de Chile, son instituciones que, dentro de su actuar, son altruistas anónimos y voluntarias y se ha mantenido así por casi 163 años”.

Añadió que los voluntarios y voluntarias de bomberos “somos muy reacios a los reconocimientos” pero agregó de inmediato que “no así cuando una institución tan noble como la Masonería hace este tipo de actividades, reconociendo a otra institución y a otras personas, por lo tanto esto es muy bien valorado en las filas de los bomberos”.

Homenajeados

Cabe señalar que los homenajeados recibieron emocionados el reconocimiento que recuerda al mártir masón de Bomberos, German Tenderini. El comandante del Cuerpo de Bomberos de Ovalle, Drago Yurín Castillo manifestó que “es un verdadero honor haber sido distinguido con esta medalla que recuerda al primer mártir del Cuerpo de Bomberos de Santiago, German Tenderini, una persona entregada al Servicio Público y remarcó que “el reconocimiento de las logias de la zona es algo que no me lo esperaba, así que estoy muy contento”, concluyó

Mientras que el voluntario del Cuerpo de Bomberos de Andacollo, Rodrigo Núñez Vega, quien desde hace 10 años pertenece a las filas de los caballeros del fuego, señaló que “es un sentido un honor el haber recibido este homenaje del cual me siento muy honrado” y agregó que su familia, que lo acompañó a la ceremonia “tomó esta distinción con mucho orgullo”.

German Tenderini

Eran las 23 horas cuando terminaba la función del Teatro Municipal de Santiago  y ya la gente se había retirado, después de ver la actuación de la cantante lírica Carlota Patty, cuando sonaron las alarmas de incendio en el recinto artístico. 
Era el 8 de diciembre de 1872, y los primeros bomberos en acudir al llamado fueron un italiano y un chileno. 

El italiano de 43 años, había nacido en Carrara, Italia. Hombre de convicciones profundas, emigró a Chile con su madre y hermano en 1856, tras rechazar el nombramiento con el título honorífico de Barón con que la corona italiana quiso reconocerlo por su humanitaria labor socorriendo enfermos en la epidemia de cólera que azotó a la Península. Sus ideas republicanas se lo impedían.

En la puerta del teatro se le unió el señor Quintanilla, funcionario del recinto quien los condujo hacia el interior en busca del foco del incendio. Entre medio del humo, la conciencia de estos hombres se fue apagando y el italiano, formador de la Sociedad de Artesanos de La Unión, del Club de la Reforma, masón de la Logia Justicia y Libertad Nº 5, flamante Teniente 3º de la Compañía de Salvadores, no respondió a la lista al final del incendio. 

A los dos días, su cadáver fue recuperado entre las cenizas del Teatro Municipal. Este italiano republicano, trabajador y comerciante del mármol, laico por excelencia, hombre con amor a la humanidad con profunda vocación de servicio, masón por convicción, fue Germán Tenderini, constituyéndose en el quinto mártir de la institución bomberil a nivel nacional y el primero de nuestra Augusta Orden. (Texto tomado del discurso del Gran Delegado del Gran Maestro de la Gran Logia de Chile para la Jurisdicción La Serena)