La actividad se llevó a cabo en el Salón de los Presidentes en la sede del Congreso Nacional de Santiago.

“Balances y Desafíos del Sistema de Justicia Penal” se denominó el seminario al que fue invitado el Gran Maestro Sebastián Jans Pérez, y que busca reflexionar en torno al estado actual del sistema judicial chileno.

La testera estuvo integrada por el organizador de la jornada, el Senador por la región de Arica y Parinacota José Miguel Insulza; el vice presidente del Senado Alfonzo de Uresti; el Senador y presidente de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento Felipe Harboe, el Fiscal Nacional Jorge Abbott y la Académica de Derecho Penal de la Universidad Católica María Elena Santibañez.

El líder de la masonería expresó que fue una interesante jornada en la que “los actores dieron su mirada a lo que ha sido la reforma penal y por sobre todo en lo que tiene que ver con el Ministerio Público a dos décadas de su implementación, ha sido muy interesante escuchar la opinión técnica al respecto, los consejos y algunos ajustes o cambios dentro de lo que significa el rol de las fiscalías”.

“Encontré que hay bastantes coincidencias con nuestro pensamiento, en la visión crítica respecto a las concepciones éticas que deben primar en la justicia”, finalizó Jans Pérez.

La finalidad del seminario es identificar las virtudes y debilidades presentes para avanzar en mejorar el sistema y la necesaria confianza de la ciudadanía en este.

El Senador Insulza recordó que el próximo domingo 16 de junio se cumplen 14 años de la reforma procesal en Santiago, aunque en algunas regiones se implementó antes, enfatizando que “es muy importante hacer este tipo de balances del estado actual con actores legislativos, el Ministerio Público, académicos, entre otros ara poder debatir sin la pasión coyuntural sino con altura de miras. Es un tema relevante para el país”.

El Fiscal Nacional en tanto, se refirió a temas atingentes a las fiscalías y la necesidad de mantener a los fiscales para no perder ese material valioso “ El fiscal regional ha sido capacitado y cuenta con experiencia, por tanto, es una pérdida que se vaya de la institución”, señaló.

Felipe Harboe, avaló lo afirmado por el persecutor señalando que “es importante hacerse cargo de la realidad de los fiscales regionales y su término a los ocho años. Su experiencia es vital para el país. Hay que reflexionar sobre su continuidad en un escalafón de complemento”.

También participaron de la jornada el presidente de la Corte Suprema Haroldo Brito Cruz y el Secretario General de la Cámara Alta, Raúl Guzmán.