En el marco de la conmemoración que realizó la Asociación de Mujeres Laicas, por el Día Internacional de la Mujer, El Gran Maestro, Sebastián Jans Pérez, pronunció un  discurso en el que se refirió, entre otras cosas, a la importancia de una sociedad laica y a la necesidad de fortalecer el libre pensamiento y los derechos de las mujeres para lograr la equidad.

A continuación compartimos extractos del discurso:

[…] El sacrificio de 120 obreras de una fábrica textil, muertas por la represión policial en Nueva York, en 1857, nos permite reunirnos hoy día, para hablar de igualdad de derechos y de justas reivindicaciones femeninas.

En Chile, masones y mujeres progresistas, hemos estado unidos a lo largo de la historia para exigir el derecho femenino a la educación, a la ciudadanía, a la libertad, a la igualdad.  

Cuesta creer, y probablemente más le cuesta imaginarlo a la gente joven, que hubo en el pasado una institución que obstaculizó el ingreso de la mujer a la instrucción superior, que insistía en que su lugar era la casa y que el único rol que debía cumplir era procrear, educar a sus hijos y atender a su marido.

Esa misma institución, poderosa e influyente, que hasta hace poco se oponía a la existencia de los métodos anticonceptivos, que se negaba a la promulgación de una ley de divorcio, hoy pone barreras infranqueables para impedir que la mujer tenga derecho a decidir sobre su sexualidad, su cuerpo y sus legítimas demandas de equidad de género.

Ante ello, la Masonería proclama la necesidad de fortalecer el estado laico, porque solo el laicismo puede asegurar que no se esclavicen las conciencias de los legisladores ni que prevalezcan los dogmas por sobre los derechos.

Hay que poner fin a imposiciones dogmáticas, que violentan la razón y la dignidad humana.

Es suficiente con tantos y tantos siglos de opresión sistemática a la libertad de pensar. Es hora ya de poner fin al yugo doctrinario y monopólico que desea modelarnos de acuerdo a sus mitos y su fanatismo.

Y si aspiramos a la libertad de las conciencias, debemos partir por educar a nuestros niños en base a los principios de la dignidad del ser humano[…]