El músico Austriaco cumplió 263 de su natalicio el 27 de enero y  la logia que lleva su nombre celebró  su natalicio y junto con ello su décimo aniversario,  con una ceremonia frente al busto de Mozart, ubicado en la calle Tenderini, a un costado del Teatro Municipal de Santiago.

El músico es considerado uno de los genios más importantes del clasicismo europeo y que evoca la historia del arte de todo el mundo occidental. Su existencia fue breve entre el 27 de enero de 1756 y el 5 de diciembre de 1791, fecha en que falleció.

Se caracterizó por su audacia intelectual y para los hombres de aquella época, en los que se encontraban filósofos y economistas del siglo XVIII  las ideas de libertad, tolerancia e igualdad, irrumpieron en ellos y en las ideas de Wolfang Amadeus Mozart, las que influyeron en su música y manera de ver el mundo.

Algunas de sus vivencias, su educación, contactos sociales, y las condiciones de su época lo conectaban con la masonería. Fue educado por su padre Leopold Mozart y nunca fue alumno de una escuela, su conocimiento y experiencia los adquirió en sus viajes con su padre, hermana y los que realizó sólo.

Mozart se inició en la Masonería el 14 de diciembre de 1784 en la Logia Zur Wohltätigkeit (La Beneficencia) en Viena, presentado por el Barón Otto Von Gemminger Hombag. Según expresó en su correspondencia, en la logia encontró un remanso de paz y libertad que jamás había experimentado, que lo expreso en su música dejando un gran legado a la masonería.

A la edad de 17 años le pidieron la música para un drama heroico “Thamos, Rey de Egipto”, lo que anticipó una de sus obras 20 años después “La Flauta Mágica”. A su corta edad destacaba por su grado de compromiso y por sus  postulados e ideas las que eran influenciadas por la Revolución Francesa.  Actúo en consciencia comprometiéndose con la sociedad de la época, así se fue proyectando como el compositor y músico más sobresaliente de la época, con espíritu creativo, fraterno y quien deja entre sus tantos  legados el Himno Masónico Cantata 623a. Con sus creaciones fue enriqueciendo reuniones y ceremonias con la música que compuso para ellas.