La escuela fue fundada en 1871 gracias a las gestiones del entonces Gran Maestro Ramón Allende Padín.

Con el objetivo de conocer en terreno el estado estructural e interiorizarse de los desafíos de su Proyecto Educativo Institucional (PEI), es que una comitiva, encabezada por el Gran delegado Jurisdiccional de Valparaíso, Erik Sariego, visitó la emblemática Escuela “Blas Cuevas”.

La Escuela “Blas Cuevas”, una de las más importantes obras de la Masonería en materia de acción social del siglo XIX, es parte de una de las grandes preocupaciones de las Logias porteñas, de la logia "Moisés Mussa Battal" Nº154 de Santiago y de la Gran Logia de Chile, por mantener vivo el legado de quienes comprendieron que el progreso social de los grupos socialmente vulnerables es un deber constante del Humanismo Laico, inspirado en los ideales masónicos.

Erik Sariego, argumentó sobre la importancia de la Escuela y de su historia que está estrechamente ligada a la masonería por lo que “cualquier ayuda de otras Logias que deseen sumarse es bienvenida, como asimismo insuficiente para todo lo que se debe hacer en la tarea de apoyar la gestión de la Dirección de la Escuela, la cual está empeñada en devolverle al establecimiento un sitial importante en la educación pública y laica de la ciudad patrimonial”.

El Gran Delegado acudió al lugar en compañía de Pedro Molina, Presidente de la Sociedad de Instrucción "Blas Cuevas",  y fueron recibidos por la Directora del establecimiento, Elizabeth Bendel, ex alumna de la Escuela y que conoce muy bien los vínculos históricos que ha tenido la Francmasonería porteña con la Escuela.