Noticias

En solemne ceremonia realizada en los salones del “Club Copiapó”, se distinguió este jueves  21 de noviembre, a dos profesores de la comuna de Copiapó y uno de Diego de Almagro, como parte del homenaje que anualmente realiza la masonería a diferentes educadores, como un reconocimiento a su destacada labor.

Los galardonados fueron la profesora Linda Supino, quien se desempeña en la Scuola Italiana desde 2015 como docente del idioma italiano; el profesor normalista Manuel Ortuya Castro, con 42 años de servicio en la educación básica, actual docente de la Escuela Bernardo O’Higgins de Copiapó; y el profesor Armando Guerrero Araya, docente de la Escuela Básica “Aliro Lamas Castillo”, de la comuna de Diego de Almagro, con una experiencia superior a los 25 años de docencia.

En la oportunidad el Venerable Maestro de la Respetable Logia “Orden y Libertad N° 3” del valle de Copiapó, Laureano Egaña Argandoña, en representación de la R:.L:. Atacama N° 164, de Copiapó y de la R:.L:. Rafael J. Valdés N° 165, del valle de Llanta, señaló en parte de su intervención que “el recuerdo de nuestros maestros está siempre vivo en nuestras mentes, mujeres y hombres, siempre inquietos, de miradas diáfanas, serenas, de palabras justas y rectas. Ustedes los maestros sois generosos guías que proporcionan a nuestros niños y jóvenes las herramientas necesarias para que desarrollen íntegramente la verdadera filosofía del noble oficio”.

“El ejercicio de vuestra profesión, queridos profesores, hombres y mujeres aquí presentes, encierra esa lucha diaria, movida y motivada por un idealismo humanista, generado sólo en corazones nobles, trabajo arduo y difícil y solamente compensado por la sonrisa feliz de un niño. Esta es la labor diaria de ustedes, hacedores de destinos, de vida, sembradores de futuro. Trabajo digno, respetado y admirado, que despierta un profundo sentido de agradecimiento en todos los rincones de la sociedad”.

Esta ceremonia fue amenizada con la presentación del grupo de Instrumentación y Danza de la Escuela Artística, Las Briosas, de Copiapó, bajo la dirección de los profesores Juan Alaniz y Carol Olguín, quienes entregaron varios cuadros de música y danza nortina.