Noticias

En el marco de la celebración del Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes, el Gran Maestro, Sebastián Jans Pérez, fue invitado por la Iglesia Luterana de Chile, a participar en un acto en el Patio Nº1 Disidentes del Cementerio General de Santiago, en que

representantes de las iglesias protestantes y la comunidad judía, rindieron homenaje a quienes fueron sepultados en ese lugar por no profesar la fe católica.

En la oportunidad el Obispo de la Iglesia Luterana en Chile, Alexis Salgado,  saludó a los asistentes para que luego el Presidente del Concilio de las Iglesias Protestantes Históricas, Jorge Cárdenas,  la Tataranieta de Rodulfo Philippi, María Teresa Eyzaguirre Philippi, historiadora y Presidenta de la Fundación R.A. Philippi y Karl Böhmer, historiador y expresidente IELCH, realizaran discursos en los que cada uno pudo expresar el sentir desde su punto de vista.

Al finalizar el homenaje, el líder de la masonería chilena, junto a la comitiva que lo acompañaba, se dirigió hasta el mausoleo de la familia Ewing, para dejar un arreglo floral en honor al exGran Maestro de la Gran Logia de Chile por dos periodos, desde 1906 hasta 1912, Víctor Guillermo Ewing Acuña.

Ewing Acuña, fue un comerciante y filántropo. Ad honorem, administró el hospital de Viña del Mar y dirigió el hospicio de la misma ciudad. Le correspondió reconstruir la Masonería y bajo su mandato se trasladó la sede de la Gran Logia desde Valparaíso a Santiago. Cuando asumió, sólo funcionaban siete logias en Chile. Al expirar su mandato (fue elegido para un tercer período, pero renunció) habían aumentado a 48 y se había autorizado la creación de otras dos logias en Bolivia. Encabezó en 1912 el Primer Convento Masónico, en el cincuentenario de la Orden y promulgó una nueva Constitución.