En el marco de su visita a Punta Arenas para conmemorar el Día de la Tolerancia, el Gran maestro de la Gran Logia de Chile, Luis Riveros Cornejo fue entrevistado por el diario La Prensa Austral. A continuación se entrega el contenido íntegro de dicha entrevista, publicada este martes 17 de noviembre.

"Yo habría esperado una reforma más integral del sistema, afirmó en su paso por Punta Arenas el reconocido académico Luis Riveros Cornejo, ex rector de la Universidad de Chile y Gran Maestro de la Gran Logia de Chile. Asimismo, insistió en la necesidad de reflexionar respecto del tipo de sociedad que se quiere construir, de manera de que la enseñanza esté enfocada en esos lineamientos.

Riveros llegó a la zona a liderar las celebraciones del Día de la Tolerancia que conmemora la Gran Logia de Chile, cuyo principio básico es la Tolerancia, pues entre sus miembros cohabitan creencias religiosas y partidos políticos distintos, que difieren notoriamente unos de otros.

Al abordar el tema de la reforma educacional, el ex rector de la Universidad de Chile planteó que es necesario que en este proceso se comprometa una nueva gestión por parte del Estado, con nuevos recursos y una definición distinta, al sostener que en la actualidad “tenemos una educación que está atrasada, que está pegada a la historia”, con “técnicas educativas que están atrasadas y por eso nos mantenemos a la saga de aquellos países con los que nos gusta compararnos”.

Además de insistir en que se trata de una reforma parcial y acotada, Riveros recalca que se debió comenzar por la educación pública, porque poner a la educación particular en condiciones gratuitas crea una competencia mayor con la educación pública o municipal, lo que agrava la situación.

Insistió que una reforma implica preguntarse qué tipo de sociedad se quiere construir y por lo tanto definir adónde se va a enfocar la educación para los próximos 10 ó 15 años. “Hoy no tenemos esta reflexión, entonces tenemos una educación que va improvisando y que tiene un fuerte énfasis en temas administrativos y financieros, pero que en materia de contenido, enfoque, currículo y técnicas pedagógicas están absolutamente retrasada y eso es válido en la educación pública que siempre fue el referente y también para la educación privada”, enfatizó.

Improvisación

Por lo mismo, advierte que esta improvisación es la razón por la que la educación promedio en el país es mala, que se ve reflejada en una preparación inapropiada y con una formación valórica inadecuada para los tiempos que corren en la sociedad y eso marca los déficit.

Riveros argumenta que durante este proceso de reforma se han estado mirando cuestiones particulares de financiamiento, de cuántos recursos pone el Estado, de quién es el local escolar y eso no satisface las preguntas de fondo. Por ejemplo, el país tiene una inversión insuficiente en materia preescolar, pese a que toda la investigación educativa establece que ahí se juega el resto del partido, es decir, lo que un niño pueda aprender y las motivaciones que pueda adquirir y las competencias que desarrollan entre los cuatro y los siete años, es decir se determina el resto de su vida, educativa, pero contrariamente se inyectan los recursos en los niveles superiores.

“Estamos apuntando al efecto y no a la causa; eso pasa porque no hay profesores en el Ministerio de Educación; los que hay son expertos, cientistas políticos y administradores musicólogos. En los viejos tiempos el Ministerio de Educación era tarea de profesores, a mí no se me ocurriría que el Ministerio de Salud, no estuviera a cargo de un médico y que Obras Públicas por un ingeniero civil, pero en educación, puede ser cualquiera”, concluyó señalando Luis Riveros.