Noticias

Con un profundo y detenido análisis, el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, participó en las Jornadas "La Masonería piensa Chile". El evento de este lunes 26 de marzo estuvo encabezado por el Gran Maestro de la Gran Logia de Chile,

Luis Riveros Cornejo y conducido por el Premio Nacional de Periodismo, Juan Pablo Cárdenas.

El destacado político saludó la iniciativa de la masonería y expresó su gratitud de participar en una reunión con las características de estas jornadas. En su intervención, en la primera parte, hizo un acucioso diagnóstico de la realidad vivida por el país en los últimos 22 años de democracia. "Ninguna sociedad tiene el destino asegurado", aseveró. Trazó una mirada crítica y dio cuenta de la obsolescencia de algunas iniciativas de ese entonces. "Lo que es bueno en determinado momento, en el pasado, termina siendo negativo para los días de hoy", agregó.

"El Chile de los 90 era, para muchos, un Chile rico respecto a sus pares latinoamericanos. Sin embargo, en el Chile de hoy no estamos contentos, como es el caso de la Educación. La realidad no se concebía como es hoy", argumentó. No obstante, reivindicó los 20 años de progreso durante los gobiernos de la Concertación, reconociendo la existencia de muchos problemas pendientes. Puso de relieve el tema de la desigualdad y de la incapacidad de resolver los problemas en torno a ella.

En la perspectiva futura destacó la necesidad der fortalecer el rol del Estado, aumentando sus ingresos, "que, necesariamente, no tiene que ser sólo por el aumento de los impuestos", explicó.

"Es necesario hacer un nuevo pacto para los próximos 20 años", aseveró y planteó desafíos pendientes en el crecimiento, en el desarrollo de la energía, la educación y en "en el mundo que nos rodea", refiriéndose a la sustentabilidad.

JMI LMPC3

En la rueda de preguntas que realiza el público al final de la alocución, el Secretario General de la OEA habló de la necesidad de la participación juvenil en los estamentos de poder, en la adhesión a la educación cívica en los colegios y la urgencia de hacer un plan de descentralización del poder político en Chile, a cambio de una federalización, tesis que están planteando algunos.

Al agradecer la participación de esta personalidad internacional y de la deferencia de abrir su agenda para participar en este panel, el Gran Maestro le recordó que "se le notaban los genes masónicos", a lo cual el invitado reconoció "que por todos lados estaba rodeado de masones".

La jornada terminó con un vino de honor y se recordó que el próximo 3 de abril participará el excandidato presidencial y presidente del nuevo partido Progresista, PRO, Marcos Enríquez-Ominami.