Noticias

Bajo el título “Función Docente: Aporte de la Masonería a la luz de los desafíos del Siglo XXI” se desarrolló el pasado 29 de abril en Valparaíso el Segundo Coloquio Masónico sobre Educación en Chile.

El evento, organizado por la Comisión Asesora de Educación de la Gran Maestría, se realizó en dependencias del Club Central de Valparaíso y consideró la participación del Gran Maestro de la Gran Logia, Luis Riveros Cornejo y del Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33° Carlos Cortes Barrios, además de la  asistencia de un centenar de invitados de esa ciudad, y de Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana, Limache, Quillota y Santiago.

La jornada se inició con un trabajo previo de comisiones, que abordaron los siguientes temas: “El Rol del Estado en una nueva definición de políticas y estructura del sistema educacional chileno, de acuerdo a las circunstancias que presentan los actuales contextos”; Tema 2: “Función Docente: Profesionalización, condiciones para la realización de su rol y Profesionalismo, el compromiso con los resultados”; Tema 3: “La Educación, una responsabilidad de todos. Rol de la familia en la búsqueda de consistencias y coherencia en la perspectiva de la educación formal”; Tema 4: “La Ética: Una cuestión de derechos y deberes no asumidos. El sello del profesor masón”

El coloquio fue iniciado por el Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, Luis Riveros, quien  expresó a los asistentes su preocupación por la manera en se está abordando el tema educacional en Chile, agregando que “aprecio una permanente postergación del análisis estructural de los problemas educacionales y en cambio siempre los análisis terminan en enfoques destinados a resaltar las cuestiones materiales, por sobre las  cuestiones de fondo”.

Por su parte, Carlos Cortés Barrios, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo Grado XXXIII de Chile expresó en la ocasión  que el compromiso del Estado en la educación chilena fue importantísimo y ese rol lo perdió por una serie de decisiones como la transformación radical del sistema Universitario, la perdida de la gratuidad, la creación del crédito Universitario, y el hecho de que las Universidades iban a ser financiadas cada vez con menos aportes estatales  , además de la pérdida del Instituto Pedagógico al alero de la Universidad de Chile. Por todo este daño ocasionado, ahora el Estado debe recuperar su rol y estatura en todos los niveles de la educación.