Bajo el imperativo ético de “reconocer públicamente a los profesores destacados de la región”,  la jurisdicción Arica y Parinacota ofreció una cena de honor y camaradería como “Homenaje al Profesor y Día de la Educación”, actividad celebrada en el Templo Masónico de la Logia “Morro de Arica” N° 29, el viernes 24 de octubre.

En la oportunidad, Manuel Gutiérrez Silva, en su calidad de docente, afirmó que “por muchos años la Gran Logia de Chile ha destacado el rol que cumple, día a día, el profesional de la educación, el que se esmera por cumplir su vocación de servicio y reafirma su título profesional de educador.  Aunque hoy celebremos el día de la educación, en lo particular queremos destacar la figura señera del maestro o la maestra que asiste a las aulas a entregar su bagaje de conocimientos en pos de un aprendizaje de niños y niñas, jóvenes y adultos, con el claro objetivo de hacer mejor esta sociedad”.

Gutiérrez Silva afirmó sentirse honrado al poder tributar un sentido homenaje a los profesores Daysi Rita Bernal Bernal, por Educación General Básica; Juan Guillermo Jordán Arias, director de la Escuela Reino de Bélgica; y al doctor Jaime Pablo Gómez Douzet, académico del Departamento de Idiomas Extranjeros de la Universidad de Tarapacá.

Luego, el Gran Delegado Regional para la Jurisdicción Arica-Parinacota, Baltazar Donoso Azúa, dirigiéndose a los maestros reconocidos, enfatizó que “la francmasonería chilena testimonia la labor desarrollada por ustedes como formadores de nuevas generaciones de ciudadanos.  Es por ello que la francmasonería ariqueña reconoce vuestra vocación docente, pues ustedes han proporcionado a sus alumnos -a través de su labor de maestros- la posibilidad de ser personas, potenciando sus virtudes e intentando mejorar en sus educandos lo que es posible”.

Dijo que “en lo medular, la educación la entendemos como la conquista de la plenitud del ser humano mediante el ejercicio de su racionalidad y su libertad.  Transcurre en una relación libre, espontánea y múltiple, activadora del crecimiento y del desarrollo.  Además, cual meta a sortear, procura el perfeccionamiento del hombre en un doble proceso de acciones externas e internas; lo anterior, para que cada individuo encuentre el sello distintivo de su propia personalidad”.

También, Donoso Azúa expresó que la francmasonería es una institución esencialmente docente, humanista, evolutiva y ética, que funda su acción en los principios de fraternidad, tolerancia, libertad, justicia e igualdad.  Concibe la vida humana como “un poder creador racional que tiende a la elevación y al perfeccionamiento del hombre para que comprenda, viva y acreciente los valores permanentes de la cultura, favorezca la unidad nacional y participe conscientemente en la construcción de una sociedad libre, justa y democrática”.

A continuación, el profesor universitario Pablo Espinoza Concha citó una reflexión del doctor Marino Pizarro Pizarro, ex Gran Maestro de la Gran Logia de Chile y ex rector de la Universidad de Chile: “Aquí se educa para el aprender masónico, aquí se aprende para el actuar ciudadano”.  “Es un imperativo moral –añadió- y, también, un legítimo sentimiento de justicia, reconocer a través de un homenaje público la labor desarrollada por ustedes, en sus respectivos ámbitos de acción, docente y magisterial, educacional y formador”. 

“Hoy los ariqueños estamos felices de poder reconocerles su vocación de servicio, la elección de estudiar pedagogía y, luego, su tarea de entrega sostenida y decidida hacia los niños, adolescentes y juventud chilena.  Estamos ciertos que a través de sus historias de vida han focalizado su labor desde una perspectiva amplia y holística, lejos del mero traspaso de conocimientos de materias necesarias en determinados niveles.  Ustedes han democratizado y profundizado el saber, alfabetizado y desarrollado del pensamiento crítico.  O sea, han sido un efecto multiplicador, el bálsamo tan necesario para la sociedad, al desarrollar en sus clases corrientes de pensamientos y materias que potencian el acervo cultural de sus estudiantes.  Han sido fuente permanente de ayuda para vencer la ignorancia al promover la libertad y las ciencias”, dijo a los maestros laureaos Espinoza Concha.

En la ceremonia de “Homenaje al Profesor y Día de la Educación”, además del Gran Delegado jurisdiccional, Baltazar Donoso Azúa, participaron César Cueva Maza, de la Logia “Morro de Arica” N° 29; Héctor López Veas, de la  Logia “Juan Noé Crevani” N°159; y Óliver Orellana Aguilera, de la Logia “La Esperanza Coronada” N° 169; y más de setenta miembros de la masonería local.