Noticias

En la oportunidad se destacó la labor de los profesores Mario Santelices y Víctor Gallardo, este último, recientemente fallecido. “Articulo publicado en el Diario La Prensa de la Región del Maule" 

Curicó. Con una ceremonia desarrollada en una de las aulas del Colegio “María Olga Figueroa” en Sarmiento, la Gran Logia de Chile, a través de la Logia “Luz y Perseve-rancia” Nº 43 de Curicó, en el marco del Día In-ternacional de la Edu-cación, rindió homenaje a dos profesores que prestaron sus servicios en el mencionado establecimiento. Se trata de Mario Enrique Santelices Muñoz y Víctor Manuel Gallardo Guerrero (Q.E.P.D).

45 años de docencia

Santelices Muñoz, quien dejara las aulas recientemente, de sus cuarenta y cinco años de docencia, más de cuarenta los cumple en el colegio que le rindió el homenaje.
Egresó de la Escuela Normal “José Abelardo Núñez” en Santiago. Su primer nombramiento, 1966, le lleva a la Escuela Nº 8 de Mataquito, comuna de Hualañé. Luego le recibe, en ese entonces, la Escuela Nº 10, donde ejerció hasta su retiro.
Su afición a la lírica literaria le llevó a plasmar en 1996 un libro de poesía infantil: “Sin esfuerzos, enseño los versos”; cuatro años más tarde encausa sus letras buscando enseñar valores a los alumnos y apoderados de enseñanza básica con el volumen “Me entretengo y aprendo”.

Acompañado por su esposa, Alicia Salamanca, Cristian y Jimena, sus hijos, los dos nietos y uno en camino, sintió el afecto de sus colegas y amigos, en una extensa ovación al recibir la “Medalla al Mérito Docente” que la Masonería Chilena, a través de su más alto líder, el Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, Luis Riveros Cornejo, representado por el Venerable Maestro de la Respetable Logia “Luz y Perseverancia” Nº 43 de Curicó, Enrique Bravo Rocco, le hizo entrega.

Emoción

Tras la intervención musical de Adrián “Chirigua” González, ex alumno de esa escuela, se rindió un homenaje póstumo a Víctor Manuel Gallardo Guerrero (Q.E.P.D), quien arribó en 1987 como docente al establecimiento y cumpliera además la función de jefe técnico y luego como director en el transcurso de 25 años, fallecido recientemente en el ejercicio de su cargo.

Apreciado, respetado por colegas, alumnos, padres y apoderados, destacó por su lealtad, sencillez, humildad y esfuerzo por lograr una buena calidad de enseñanza y la constante búsqueda de unión entre sus dirigidos.

Consiguió importantes adelantos para la unidad educativa, virtudes consideradas por la Gran Logia de Chile para otorgarle la “Medalla al Mérito Docen-te” que recibió emocionada quien fuera su esposa y colega, Patricia Leyton Pérez. “Son sentimientos encontrados los que tengo en este momento. El dolor de haber perdido a mi esposo, el padre de mi hijo y la alegría de este muy merecido homenaje, porque luchó mucho por su comunidad, él amaba su escuela, 25 años trabajando en el mismo colegio. Todo lo hacía por su escuela”, dijo Patricia. 

PRENSA 2Tradición

Por su parte, Enrique Bravo Rocco, Venerable Maestro de la Logia “Luz y Perseverancia” Nº 43, manifestó que “es una tradición de nuestra institución la preocupación constante por la educación. Esto se hace en nuestro templo, pero quisimos venir aquí por varias razones y es muy gratificante para mí, que me recuerda mis tiempos de profesor, pero con pizarrón y tiza. Los seres humanos se desarrollan a través de la educación. La pobreza se vence a través de la educación, por eso estamos constantemente preocupados de esto”.