Emilio Sotomayor Baeza
(1826-1894)

Militar destacado de la llamada República liberal del siglo 19 en Chile. Fue activo protagonista de la Guerra del Pacífico, siendo jefe de la primera fuerza expedicionaria al desembarcar en Antofagasta, hasta desempeñarse como primer jefe de ocupación de Lima.

Nace en Melipilla, en 1826. Uno de sus hermanos fue Rafael Sotomayor Baeza, quien ejerció como Ministro de Guerra en Campaña en el conflicto con Perú y Bolivia de 1879.

Ingresa al Ejército en 1845, a pesar de no haberse graduado en la Escuela Militar, donde su nivel de ilustración le permitieron ascender progresivamente. A los 3 años ya era teniente.

En 1851 luchó para sofocar la revolución liberal contra la candidatura de Manuel Montt, bajo el mando del general Juan Vidaurre-Leal. Combatió en Petorca y sitió La Serena. Resultó herido en acción por la que mereció el ascenso a capitán.

En 1858, después de un retiro temporal, fue nombrado comandante de la Guardia Municipal de Valparaíso. A las órdenes de Vidaurre-Leal nuevamente, se batió en Los Loros en 1859 y posteriormente en Cerro Grande, contra el ejército liberal de Pedro León Gallo Goyenechea. El mismo año 1859 fue ascendido a teniente coronel y encargado de la artillería de Valparaíso. En esa destinación le correspondió sofocar un motín que le costó la vida a Vidaurre-Leal, entonces intendente de Valparaíso.

En 1865, durante la Guerra contra España, fue nombrado intendente de Chiloé, donde fortificó la bahía de Ancud con artillería de grueso calibre debido a los cual los barcos españoles no pudieron atacar.

Luego sería director de la Escuela Militar en 1868, 1878 y 1880.

En los años siguientes se dedica a la política. Participó en el Congreso Constituyente de 1870, cuyo objetivo fue reformas a la Carta Fundamental de 1833. Se desempeñó como diputado por Castro, entre 1870 y1873, e integró la Comisión Permanente de Guerra y Marina. En 1872 viajó a Europa como jefe de la Comisión Militar con el fin de comprar armamentos, estudiar y perfeccionarse. A su regreso fue nombrado intendente de las provincias de Chiloé y Valdivia.

En 1876 fue ascendido al grado de Coronel. En 1878, nuevamente dirige la Escuela Militar, siendo uno de los militares más reputados del Ejército.

Cuando se inició el conflicto con Perú y Bolivia, en 1879, fue designado comandante en jefe de la expedición militar que ocupó Antofagasta e impidió el remate de las salitreras. Tomó Mejillones, para sostener finalmente en Topater (Calama), la primera acción de armas de la guerra.

Peleó en Pisagua y mandó los efectivos que triunfaron en Dolores. Después de la victoria presentó su renuncia y regresó a Santiago, asumiendo por tercera vez la dirección de la Escuela Militar.

En 1880, fue nombrado ascendido a General de brigada , regresando a las operaciones contra Perú y Bolivia, al mando de la II División, donde participó en la victoria de Chorrillos. Iniciada la ocupación de Lima, se desempeñó como primer jefe político durante la ocupación. El 28 de febrero de 1881, accedió al cargo de general en jefe por ausencia del general Manuel Baquedano.

Regresó a Santiago y asumió la Inspección General del Ejército en 1881. En 1884 fue ascendido a general de División y formó parte de la Comisión Calificadora de Servicios. Cuatro años después se retiró definitivamente del Ejército.

Murió en Santiago, el 17 de marzo de 1894, a los 69 años de edad.



Volver Atrás