Noticias

Discurso Fúnebre leído en el sepelio de Patricio Bustos Streeter

Las cientos de personas que acompañaron a familiares y amigos de Patricio Bustos a su funeral, realizado en el Cementerio Parque del Recuerdo, el pasado 6 de junio, pudieron escuchar el emotivo discurso que leyó el presidente de la logia “Franklin” Nº 27, Mauricio Osorio Ulloa. Compartimos con ustedes el discurso a continuación:

 

Buenas tardes a todas y todos:

“La cadena está rota…”

A nombre de la logia Franklin N°27 me toca despedir a mi muy querido hermano, amigo y colega Patricio Bustos Streeter.

A modo de reseña, quienes le conocimos en esta faceta, podemos decir que vio la Luz Masónica un día Martes 7 de Octubre 2007.

Desarrolló sus trabajos logiales con extrema responsabilidad y sabiduría, como en todos los otros campos en los que ya se le destacó.

Debió enfrentar la dura tarea de liderar una Institución Nacional, como es el Servicio Médico Legal, y siempre contento, se retiraba satisfecho de su labor en el Taller.

Rápidamente se transformó en un ejemplo para los más nóveles integrantes, quienes aún recuerdan con pena su alejamiento 3 años después, porque el compromiso con sus tareas diarias, requerían de mayor cantidad de tiempo, lo cual como era esperable en él, asumió a cabalidad.

Su compromiso con la Libertad, única forma de mirar la vida sin ataduras, con la Igualdad, ya que era un convencido que todos tenemos los mismos derechos, con la Fraternidad expresada en la búsqueda de soluciones para quienes no tenían voz, y querían algo tan simple como identificar a sus seres queridos; pero además su coraje y a la vez prudencia para enfrentar situaciones complejas,  la claridad de sus palabras, la cercanía y sonrisa afectuosa; no hacen más que engalanar a la bella persona que tuvimos el honor de conocer.

Nosotros decimos que más allá de que se nos adelantó, hoy en día recorre lugares que no conocemos, y que a pesar de que su forma visible se desvanece, nos queda su nombre, su memoria, sus virtudes y toda su benéfica acción.

Entonces, a pesar de que nuestros corazones se conturban con todos los tristes sentimientos originados por la pérdida del amigo, y que es cuando se siente con mayor fuerza la crueldad que encierra la eterna separación. Ante este dolor que sanamente nos agobia, recordemos que la muerte no es más que el inicio de una nueva vida. El que ha vivido como hombre de bien, no debe temerla.

A su familia queremos expresar nuestra gratitud por haberle compartido, especialmente a Cecilia, y por cierto, tenemos la certeza que sus virtudes seguirán la senda de bien, y se prolongarán en Valentina y Rodrigo.

Querido Hermano Patricio, que el recuerdo de tus obras de bien, de tu compromiso inquebrantable con los derechos humanos y de todas aquellas virtudes que te adornaban, se mantengan siempre presente, haciendo trascendente a la gran persona que pasó con nosotros; pero que de paso nos dejas esa tarea fundamental de mantenerte vivo … recordándote.

Querido Hermano, un fraternal abrazo a la Eternidad, de parte de todo tu Taller que te quiere, te extraña y te llora.

Gabinete del Gran Maestro

Grandes Maestros

Acceso a Miembros

Lectura Online