CARTA DE LA EDUCACIÓN LAICA

Concepción, el 07 de marzo de 2019

La Gran Logia de Chile es una institución masónica esencialmente ética, filosófica e iniciática, que tiene por objeto el perfeccionamiento del ser humano, promoviendo entre sus miembros la búsqueda de la verdad y el conocimiento de sí mismo, y que proyecta, a través de ellos, la acción en la sociedad en torno a la concreción de los valores, virtudes e ideales que postula.

Por acuerdo de su Consejo, ante el desafío de promover sus valores en la labor educacional que debemos a nuestra República y contribuir al desarrollo de proyectos educativos sustentados en sus altos principios, expresa a todos los chilenos que:

La Francmasonería ha sostenido, desde sus orígenes en la República, el compromiso de promover la Educación Laica, fomentándola entre las personas, los pueblos y las culturas, sobre el sustento de los valores universales del Humanismo, el Librepensamiento y la Libertad de Conciencia.

La Educación Laica se construye sobre la base de la igualdad, la tolerancia y la diversidad de origen (sexual, étnica, religiosa, económica, social, cultural, etc.), que permite fortalecer las relaciones humanas, indispensables para lograr ambientes de convivencia armónica para educar y crecer con compromiso en torno a la justicia y la responsabilidad social.

Valora y respeta al ser humano y la dignidad de las personas. Confía y estimula las potencialidades de su desarrollo. Se funda en la libertad de conciencia y la autonomía individual, a fin de garantizar la autodeterminación personal para los desafíos de la vida. Convoca a vivir y convivir en sociedad, en un ambiente libre de amenazas, y a ejercer el rol activo de ciudadano.

La Educación Laica ejerce su función a través de una búsqueda de la verdad sin límites, para lo cual utiliza y promueve la ciencia como la forma para acceder el conocimiento efectivo, prepara para el discernimiento, para la comprensión, aceptación y construcción de un cambio personal, que se traduzca en acción bienhechora en el ambiente social. Ajusta permanentemente sus procesos docentes a los avances y desarrollos del conocimiento, de la cultura y de la sociedad, y la realidad secular.

Describe, analiza y evalúa los fenómenos naturales, sociales, morales, ciudadanos, físicos, éticos, estéticos, culturales y espirituales, desde una perspectiva multidimensional, procurando que sus educandos sean capaces de construir su verdad, sin pretender descalificar y destruir la verdad de otros, a través del compromiso eficaz con la diversidad, la tolerancia y el respeto a la individualidad humana.

En el contexto de un marco ético, implementa ambientes y aprendizaje fundados en la libertad, generando el desarrollo integral de todos los factores que permiten la formación y la educación de niños, jóvenes y adultos, en proyectos educativos que fomentan el desarrollo personal, el librepensamiento, y la formación de individuos racionales, humanistas, tolerantes, e innovadores, ajenos a verdades reveladas, evitando la imposición de convicciones o conductas sustentadas en el dogmatismo.

En virtud de ello, la Educación Laica aporta a la sociedad individuos con profundas convicciones ciudadanas, necesarias para construir ambientes de buena convivencia, basados en los más altos ideales de Humanidad.

Por acuerdo del Consejo de la Gran Logia de Chile, enunciada en la ciudad de Concepción, el 07 de marzo de 2019

 

 

DECLARACIÓN DE PUCÓN

Pucón, 03 de agosto de 2019

Los Académicos Masones de diversas universidades del país, convocados por el Gran Maestro de la Gran Logia de Chile para realizar “una mirada Laica de la Educación Superior en Chile”, declaramos que la Francmasonería es una Institución esencialmente ética, filosófica e iniciática, que se propone el perfeccionamiento del ser Humano, promueve la búsqueda permanente de la verdad, la práctica de la tolerancia, el respeto y la dignidad de la persona.

La Educación debe formar desde valores universales como el librepensamiento, la tolerancia, el respeto a la diversidad y la libertad de conciencia, con el propósito de construir una sociedad democrática sustentada en la justicia y en los valores republicanos.

A través de la Educación Superior, la nación debe cumplir su Misión mediante la práctica permanente del diálogo y del pensamiento reflexivo, debe preservar las diversas expresiones culturales y desarrollar las ciencias, las artes y formar profesionales y líderes que trabajen por el progreso social, por el fortalecimiento de las relaciones ciudadanas y por el bien común.

Los Académicos Masones de Chile, reunidos en la ciudad del Pucón, acordamos trabajar en la perspectiva de estos Principios, con el propósito de construir una Universidad Laica, Pública, sin fines de lucro, que trascienda toda visión parcial del ser humano, de la cultura, de la sociedad, de la Educación, de la economía y del propio pensamiento.

La Universidad, como centro de espíritu libre, organizará sus reglamentos y estatutos para tener una gobernanza democrática, que sólo estará supeditada a la inteligencia, al conocimiento y a la dinámica cultural que ha sido capaz de crear y preservar como síntesis de diversas tradiciones epistemológicas.

La libertad universitaria ayudará a construir una visión de mundo y de realidad que trascienda todo dogma, sea este político, religioso, económico o de otro tipo.

El Estado de Chile otorgará los recursos económicos necesarios para que la Universidad Pública y Laica cumpla su Misión y asegure su desarrollo. Toda Universidad que reciba aportes del Estado hará público su quehacer, especialmente en el uso de los recursos económicos. Así, la transparencia y la legalidad serán los Principios que orientan y sustentan las acciones del quehacer universitario.

La Educación Superior Pública y especialmente la Universidad, realizarán sus acciones liderando actividades y objetivos que se proponen un desarrollo armónico de la nación.

 

Pucón, 03 de agosto de 2019.